El CES (Consumer Electronics Show) de este año ha confirmado la gran apuesta del sector por la movilidad autónoma y por ende pone de manifiesto que el Big Data será básico para esta revolución. Pero no podemos introducir este cambio tan importante sin dar pequeños pasos.

Los primeros fueron en forma de pequeñas aventuras hacia la movilidad autónoma: sistemas de aparcamiento asistidos, asistentes de conducción en tráfico... Todo para que nos acostumbremos a que el coche haga su trabajo solo, como la lavadora o el lavavajillas. Mercedes ha destacado por presentar un prototipo muy futurista pero más que de coches voy a hablar de lo que se necesita, de lo que es imprescindible para la conducción autónoma: los datos, gran cantidad de datos.

A pesar de que nosotros mostramos coches conectados y compartimos nuestros planes para los vehículos autónomos, estamos aquí en el CES con un propósito más elevado," dijo el presidente de Ford y CEO Mark Fields. "Estamos impulsando la innovación en cada parte de nuestro negocio para ser a la vez una empresa de productos y en última instancia, para cambiar la forma en que el mundo se mueve igual que nuestro fundador Henry Ford hizo hace 111 años.

Ford ha anunciado en esta edición del CES su apuesta por emplear la innovación y llevarla al siguiente nivel en materia de conectividad, movilidad, vehículos autónomos, experiencia del cliente y Big Data. Para este año 2015 que acabamos de estrenar, la compañía llevará a cabo 25 experimentos por todo el mundo que tratarán de dar forma a nuevas ideas y trabajar en ofrecer soluciones reales y prácticas a los clientes. Es el paso previo a la llegada de la conducción autónoma.

25 experimentos para fomentar el uso del Big Data

Los primeros pasos para Ford en el campo de la conducción autónoma van a ser 25 experimentos, ocho en América del Norte, nueve en Europa y África, siete en Asia y uno en América del Sur. Cada experimento está diseñado para anticipar lo que los clientes quieren y necesitan en el ecosistema de transporte del mañana.

En la movilidad del futuro los vehículos hablarán entre sí, pero los conductores y sus vehículos también tendrán que comunicarse con toda la infraestructura de las ciudades. Ford va a centrar, por el momento, sus esfuerzos en reducir la contaminación, atascos y mejorar la seguridad. En las próximas semanas sabremos más sobre esta propuesta.