Una opinión muy recurrente en los últimos días, y sobre todo en los últimos años, es que la calidad de Apple actual dista mucho de la excelencia de la Apple del pasado, sobre todo en términos de software. Aunque quizá ahora se encuentre menos enfocada al mercado profesional que en otras ocasiones en hardware, diría que el portfolio que Apple presenta en ordenadores y en dispositivos móviles es el mejor de su historia, con dispositivos líderes en prácticamente todas las categorías del mercado. Sin embargo, como decía, se cuestiona mucho a Apple en términos de software.

Normalmente son los propios usuarios los que critican a la compañía de Cupertino, pero hace unos días fue Marco Arment, el conocido creador de Instapaper y Overcast, quien escribió en su blog un polémico artículo sobre Apple, donde básicamente afirmaba que en la empresa están, desde hace algún tiempo, priorizando el marketing sobre la calidad de software, particularmente en OS X, y que ello tendrá consecuencias.

Como simple usuario, no tengo pruebas para demostrar en produndidad si los últimos sistemas operativos de Apple son peores o mejores que los de hace 10 años, pero he usado Mac desde los 90 y tengo ciertas percepciones sobre la situación que creo que son más indicativas de lo que puede estar pasando. En Apple todo se sobredimensiona, las cosas buenas y las malas. Si algo caracteriza al público más fiel y por qué no, fanboy, de la compañía, es vender el producto como algo brillante, pulido y sin fisuras, algo que sabemos que en software, de momento no existe. Esa imagen de la empresa, publicitada hasta el infinito por evangelizadores, hace que muchos usuarios se sientan atraídos por ella. Y claro, cuando empiezan a usar en profundidad el producto, descubren que no todo el monte es orégano.

macintosh
De guiarnos por la nostalgia, seguiríamos con el Mac de 1984.

Y es cierto, hay problemas, hay bugs, como en todos los sistemas del mundo. La clave, sin embargo, es que siempre los ha habido. Siguiendo la visión que se vende ahora de Apple y que estoy repasando, Mac OS X Yosemite sería uno de los peores sistemas desarrollados por Apple, y otros mucho más alejados en el tiempo, como Mac OS 9, ahora Classic, los más cercanos a esa idea platónica de perfección. Y nada más lejos de la realidad.

Apple nunca ha sido esa compañía perfecta que una visión distorsionada de la realidad ha vendido Recuerdo perfectamente a mi padre, diseñador gráfico, pasar fines de semanas enteros con tareas de mantenimiento de su viejo Powerbook G3 con Mac OS 9.2, que siempre le daba problemas de algún tipo. Recuerdo la inestabilidad de las primeras versiones de OS X, como la beta pública, 10.1 Cheetah, 10.1 Puma o 10.2 Jaguar, y que hasta 10.3 Panther no llegó, en muchos casos, un gran rendimiento. Sin embargo, para la versión actual de muchos usuarios que llegaron después, todo aquello sería el paraíso. Se alaba a la Apple que desarrolló OS X 10.6 Snow Leopard sin recordar que tuvo que llegar (con bugs como borrado involuntario de datos, y una 10.6.1 en menos de dos semanas) para mejorar un gran sistema, pero con muchos fallos como era Leopard 10.5. De hecho, un ex-trabajador de Apple, Daniel Jalkut, ha escrito una respuesta a Marco donde enumera muchos de los problemas de antiguas versiones del sistema operativo de Apple, "ése que siempre fue perfecto y que ahora está dejando de serlo".

Si en Google Trends hacemos una búsqueda de términos como "nombre del SO + bugs", que suele denotar aspectos negativos y mal funcionamiento de un sistema operativo, vemos como con OS X 10.4 Tiger (considerado por muchos el sistema más estable junto con Snow Leopard) se buscó mucho más que con OS X 10.10 Yosemite, y eso en una época mucho menos relevante de Apple.

Si en vez de "bugs" introducimos "issues", vemos que Tiger es la menos buscada, pero que en el momento del lanzamiento de OS X 10.6 Snow Leopard", sus búsquedas fueron similares a las de OS X 10.5 Leopard (las de Leopard (2007) en 2009 son muy altas también, supongo que por error con el parecido con el nombre de su sucesor).

De esta argumentación no deseo que se extraiga que la compañía de Cupertino hace un software perfecto. No lo es, y probablemente tenga mucho que mejorar. Sólo opino que el problema aquí es la imagen que muchos crean de ella, y sobre todo un sentimiento muy peligroso en tecnología, la nostalgia. El clásico "cualquier tiempo pasado nos parece mejor", que nos hace olvidar el presente y querer vivir un pasado del que no tenemos casi ninguna prueba de que fuera mejor.

Captura de pantalla 2015-01-07 a las 18.03.24

En el mundo Apple, la nostalgia es muy típica, y prueba de ello son los cientos de usuarios que opinan que Apple no es la misma (hacia peor, claro) desde que Intel pasó a fabricar sus procesadores. Para ellos, los PowerPC de IBM eran la panacea, sin recordar que Apple tuvo que abandonarlos por sus problemas de rendimiento y consumo. Sin recordar que, con ellos, Apple no pudo llevar al mercado un portátil con arquitectura G5, o como vemos en la imagen superior un PowerMac G5 que alcanzara los 3 GHz, prometido por Steve Jobs en 2003 "en 12 meses". No, con Jobs Apple tampoco era perfecta.

Steve Jobs 3ghz

Que Apple tenga grandes retos pendientes, y desde mi punto de vista, problemas reales en iOS desde iOS 7, no creo que tenga que hacer cambiar nuestra percepción de la empresa, y cuando haya cosas criticables, ahí estaremos para contarlo. Pero hacerlo con argumentos carentes de sentido, como se hace a que Apple lance un sistema de escritorio por año, en mi opinión sólo nos aleja de la realidad.

La nostalgia de los usuarios actuales de Apple sea probablemente uno de sus mayores rivalesY es que hay que recordar que Apple nunca ha introducido (y gracias a ellos, mejorado) tantos cambios en sus sistemas como en el período que discurrió entre 1999 y 2003, en el que en tan solo 4 años lanzó 6 sistemas operativos: Mac OS 9, Mac OS X Beta Pública, Mac OS X 10.0 Cheetah, Mac OS X 10.1 Puma, Mac OS X 10.2 Jaguar y Mac OS 10.3 Panther. Teniendo en cuenta que en aquella época contaba con unos recursos mucho menores, resulta impresionante.

Este artículo sólo refleja mi modesta opinión sobre el asunto, y me gustaría que se generase un debate entre usuarios muy antiguos y desarrolladores de todas las épocas que arrojasen algo más de luz sobre las cuestiones actuales sobre la calidad del software de escritorio de Apple, no para hablar de si es mejor o peor que otras plataformas, sino por extraer conclusiones objetivas sin que aspectos como el anhelo tengan cabida.