Advertencia: este artículo puede contener spoilers pequeños-pequeñitos de la serie. No lo leas si odias los spoilers y no estás al día con la temporada actual. Si no te molesta saber ciertas cosas antes de ver los capítulos, sigue con confianza.

Soy una de esas personas que llora con las cosas más tontas posibles cuando ve televisión o una película, me deshidraté con los primeros 4 minutos de Up, y hasta con los Simpsons he llorado entregada. Pero con The Walking Dead, una serie donde mueren personajes a cada rato, nunca había derramado una lágrima hasta el octavo episodio de la quinta temporada.
La historia comienza con Rick Grimes, un tipo que estuvo dormido y no de parranda, mientras el apocalipsis zombie ocurría.

Comencé a ver la serie en la misma semana que se estrenó, hace ya varios años. También soy una de esas personas a las que le dicen "zombies" y dice "¿Dónde lo compro?". El primer capitulo de esta serie es bastante bueno, uno de los mejores pilotos que he visto en los últimos años. Rick Grimes despierta en un hospital completamente vacío luego de semanas (¿o meses?) de estar en coma, solo para darse cuenta de que estuvo durmiendo mientras el apocalipsis zombie ocurría. La primera temporada está muy bien en general, tiene capítulos flojos y otros con más suspenso y más acción. Llegas a conocer a muchos personajes, y la historia alcanza un climax interesante al final de una temporada de apenas 6 episodios. Pero, la mayoría de quienes la vieron, probablemente solo recuerden el nombre de Rick. Los demás personajes son mucho menos memorables, y seguramente vas a recordar principalmente a: el hijo de Rick, la esposa de Rick, y el amigo robaesposas de Rick.

Mucha acción y poca historia. Mucha historia y poca acción.

the walking dead rick

La primera temporada fue recibida muy bien por el público, pero algunos se quejaron de lo que menciono en el párrafo anterior: los personajes se desarrollaron muy poco y no dio chance en solo 6 capítulos a que el espectador se identificara con ninguno o que sintiera algo de empatía por alguien más que súper Rick. Si disfrutamos en cambio, de mucha acción, muchos zombies, mucho correr de un lado a otro, y mucha sangre y tripas. El pobre caballo...
¿Más que sangre y tripas?

La segunda temporada es una clara reacción a esto. Los escritores buscaron ahora una manera de presentarnos a sus personajes, el problema es que para un show sobre el apocalipsis zombie, ahora bajaron demasiado el nivel de sangre y tripas. Por una temporada completa vimos capítulos en los que apenas y pasaba algo, y teníamos que escuchar conversaciones y conversaciones tediosas entre personajes nada carismáticos. Todo el triangulo amoroso Lori, Rick, y Shane era increíblemente molesto, y se llevaba tanto del tiempo en pantalla que no le daban espacio a los demás personajes -que cada vez eran más- para tener roles significativos en la serie. Salvo Daryl y Glenn, el resto eran lamentablemente ceros a la izquierda. De ahí que se murieran tantos y a nadie le importase.

Esa temporada fue un dolor, que difícil de ver es. Se de muchas personas que simplemente abandonaron la serie porque la segunda temporada fue demasiado cansina. Yo no se ni como logré poder terminar de verla. Pero luego de unos meses de que terminase, decidí darle una oportunidad y encontré momentos libres para acabarme esos interminables 13 episodios.

The Walking Dead se encuentra a sí misma

the walking dead

La tercera temporada comienza en una explosión de acción, nos recompensa por todos los zombies que no murieron en la temporada anterior. Vuelan sesos, tripas y pedazos de walkers putrefactos por todos lados. Rick consigue la prisión, y es aquí donde los fans del cómic reciben de vuelta todas sus esperanzas respecto a esta adaptación de las historietas creadas por Robert Kirkman.

Hay que recordar que The Walking Dead ya es todo un fenómeno cultural, y que será recordado en la historia como uno de los mejores representantes del genero. Quienes hemos leído el cómic, muchas veces nos referimos al él como "mejor que la serie". Pero, la verdad es que los dos son acercamientos distintos a un mismo universo. La serie nunca ha intentado ser una adaptación completamente fiel a la historia del cómic. Robert Kirkman participa como productor ejecutivo del show, y siempre se ha dicho que quieren que la serie tenga su propia identidad, siempre tomando prestado elementos del cómic ya que es la base sobre la que se crean las historias. Una base que ha servido también para dos temporadas de un videojuego fabulosisisimo de la mano de Telltale Games, y una serie spinoff que planea lanzar próximamente AMC.

The Walking Dead se ha convertido en todo un fenómeno cultural.

Pero si algo es total y absolutamente cierto, es que hasta la 4ta temporada la serie no logró alcanzar la combinación de genialidad que es la historia que se lee en los cómics. La tercera temporada es mejor que la segunda, hasta mejor que la primera me atrevería a decir. Se ve fácil, pero es principalmente acción y aventuras con uno que otro momento de shock. La historia del gobernador tal vez se siente demasiado larga para algunos, y los fans del cómic desean que Michone deje de tener diálogos monosilábicos o solo poner cara de estar muy brava todo el tiempo. Sin embargo y a pesar de uno que otro fallo, esta temporada consagra a la serie como un excelente show de acción y zombies.

En la unión está la fuerza, y en la separación también

personajes-the-walking-dead-temporada-5

El problema principal de The Walking Dead es que intenta contar muchas historias a la vez porque tiene una pila bastante grande de personajes. Al intentar hacer esto es muy difícil evitar diluir la narración y que todo lo que se cuente termine siendo soso. Pero, es precisamente en la combinación de estas múltiples historias, en el saber que sienten cada una de estas personas en este universo distópico, lo que le da su toque mágico al mundo de Kirkman. The Walking Dead no se trata de zombies, sino de sobrevivientes. De como las personas reaccionan frente a una realidad en la que todas las reglas establecidas han desaparecido y cuya única brújula moral es la que llevamos todos dentro. Es la terrible historia de como quienes somos y las cosas en las que creemos se ven completamente comprometidas en un mundo que simplemente no funciona como antes.
Finalmente The Walking Dead ha logrado incluir ese ingrediente que le faltaba: que el publico sienta empatía hacia los personajes.

The Walking Dead aprende de todos sus aciertos y errores anteriores para el momento en el que comienza la cuarta temporada. Finalmente encuentra el punto dulce entre contar las historias de sus personajes antes del apocalipsis, contar en quienes se han convertido y como se empiezan a relacionar con los demás, y además inyectar acción llena de descuartizamientos... sangre y tripas.

La cuarta temporada es la mejor temporada completa de la serie, eso hasta que comienza la quinta. En donde exprimen al máximo el acercamiento lento por personaje. Los primeros 6 capítulos nos cuentan historias completamente separadas de cada pequeño grupo de supervivientes y de como han llegado a donde están. Aumenta el uso de flashbacks, para que nos demos una idea de quienes son estás personas que vemos todas las semanas intentando sobrevivir. Entre la 4ta y la 5ta temporada, The Walking Dead ha logrado algo que no pudo hacer en las tres anteriores: que me importen los personajes, que sienta empatía hacia ellos, y que ¡recuerde sus nombres!

Los escritores han logrado algo que les faltó por mucho tiempo: que las muertes cuenten. A estás alturas no se trata solo ya de "otro que se murió" sino de un miembro importante del grupo que ya no va a estar con nosotros, un personaje importante, una persona, una historia que acaba. Y por eso es que terminé llorando en el final de la serie por lo que queda del 2014.