Hace unos días publicamos la reseña de la Sony A7S, una cámara que supone un punto de inflexión en la fotografía digital por sugerir de forma bastante convincente el final de la supremacía de las réflex. Poco después, Sony anunció la llegada de un nuevo cuerpo a la familia que sucedió a las NEX, la [**Sony A7 II**](http://hipertextual.com/2014/11/sony-a7-ii), menos enfocada a vídeo que la A7S pero con una novedad interesante, **un estabilizador óptico de imagen de cinco ejes**, y una resolución mayor para fotografías que su hermana grande, 24 megapíxeles.

**La construcción y el diseño de la cámara** son más de lo mismo respecto a lo visto en la «generación» anterior de la familia. Aleación de magnesio, un *grip* algo más grueso para dar un mejor agarre respecto a la A7, y las mismas buenas sensaciones en la mano. Sin embargo, se repite lo que considero un fallo de diseño: la ubicación del botón de grabación de vídeo, escorado en un borde y sin apenas relieve. De todas formas, la construcción en general es sobresaliente. Es bastante ligera (apenas sobrepasa los 500 gramos) y, dentro de su tamaño, manejable, sin notar que nos rebasan todos sus botones y diales.

De ese botón rojo os hablaba.

La pantalla sigue siendo abatible, y en la prueba que hemos hecho ha estado bajo una fuerte luz solar, donde ha evidenciado ese pequeño brillo extra que le falta para ser completamente usable en esta situación. De todas formas cumple de sobra, y para disparar podemos usar el visor electrónico, que como dijimos en la reseña de la A7S ha dado un gran salto cualitativo respecto a los visores que estábamos acostumbrados a ver.

Hemos disparado algunas fotografías con la Sony A7 II. Y aunque ha sido durante un período de tiempo reducido y en un entorno muy concreto (las circunstancias de la prueba a la que hemos tenido acceso), hemos podido comprobar sus bondades. En cuanto a calidad, poco que decir: el CMOS de 24 megapíxeles de Sony ya tiene pocos secretos para cualquier aficionado a la fotografía.

A la izquierda, foto original. A la derecha, recorte al 100 %.

Ídem:

Al disparar, se nota una pequeña (pero notable) mejora en la velocidad de enfoque. Según Sony, de al menos un 30 % respecto al modelo anterior. El enfoque por seguimiento sí se percibe definitivamente como mejor. También interviene aquí el **sistema de enfoque híbrido** que combina el enfoque por contraste y la detección por fase. Esto redunda no sólo en velocidad, sino también en la calidad de la imagen. A ello súmenle el estabilizador de cinco ejes.

La Sony A7 II llegará a las tiendas próximamente a un precio de **1.800 euros** (sólo cuerpo) y **2.100 euros** para el kit con la óptica 28-70 mm f3.5-5.6 de Sony. Publicaremos su reseña completa entonces.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.