Teníamos muchas ganas de echarle el guante a este The Order: 1886. El motivo es más que obvio: su impresionante factura técnica. La nueva generación ha sido vendida como la salvación para algunos jugadores ávidos por presumir de tecnología, y hasta ahora, salvo honrosas excepciones (DriveClub y sus carreras con lluvia), nos hemos tenido que conformar con goteos demasiado espaciados en el tiempo.

Una preciosa Londres victoriana es la protagonista de nuestras aventuras.Llegados a este punto puede que algunos desconfíen de **Ready at Dawn** -sus creadores-, ya que no suelen aparecer en ninguna lista de “desarrolladores de confianza”, pero nada más lejos de la realidad. El historial de estos californianos es intachable, y no solo exprimieron la primera portátil de Sony mejor que nadie, sino que **mantienen una estrecha relación con estudios del nivel de Naughty Dog o Santa Monica**, con los que comparten herramientas de desarrollo.

A principios de 2012 decidieron abandonar las conversiones a otras máquinas para centrarse en un título propio. Así nacieron los primeros bocetos del juego que hemos podido probar, The Order: 1886. El marco de esta aventura es incomparable: **una Londres victoriana en plena revolución industrial, con toques de *steampunk* y criaturas mitológicas como los hombres lobo**. Con este escenario, que parece que marcará tendencia en 2015, nos hemos lanzado a probar una versión preview que por lo pronto nos ha dejado con la boca abierta.

El primer impacto lo hemos recibido a los pocos segundos. **La secuencia inicial presenta a parte del elenco protagonista descendiendo por el lateral de un dirigible**. Claro, hemos caído en la trampa más que intencionada de creer que estábamos ante una secuencia CG. El apartado gráfico es tan abrumador que apenas se aprecia un corte entre el vídeo y el gameplay puro, y en Ready at Dawn saben que pueden presumir de ello. Los personajes están vivos, y no se han obviado detalles tan inapreciables como el efecto de las pisadas sobre la superficie de goma. Después de jugar con la cámara para disfrutar de la iluminación, de los desenfoques cinematográficos y de las geniales animaciones de escalada, hemos entrado en el interior del mastodonte, no sin antes hacer de funámbulos por los finos alambres.

Sigilo y puzzles de precisión son parte de su *motto*.Una vez dentro, el juego evita las presentaciones formales y divide a los personajes en dos grupos. Nuestro avatar, Grayson “Sir Galahad”, acompaña a otro de los soldados, encargado de presentarnos las primeras mecánicas de juego, donde se mezcla el sigilo con sencillos puzles de precisión. Estos compases están realizados con el mimo esperable de un equipo que ha trabajado en God of War y sus inteligentes Quick Time Events.

De hecho, el primero lo descubrimos al atacar por la espalda, donde tocaba estar bien atento para apretar en el momento exacto un botón que cambia constantemente de tamaño. Pero antes de acabar con el enemigo de una violenta puñalada, tuvimos que sobrecargar un circuito eléctrico usando un artilugio que no nos extrañaría que viniera firmado por el mismísimo Nikola Tesla.

Contamos con acciones como agacharnos para reducir nuestro perfil o correr, pero **no nos dejan interactuar con el escenario más allá de las coberturas automáticas. The Order es un juego bastante encorsetado, que apuesta por acciones predefinidas y una gran carga narrativa, apoyándose en escenas constantes y mensajes de audio que encontraremos repartidos por el escenario**. Prácticamente hemos ido de la mano durante los primeros minutos de la demo, repitiendo las mismas acciones que nos enseñaron en el primer enfrentamiento. Cabe decir, eso sí, que existen animaciones diferentes para las ejecuciones. Además de poder realizarlas por la espalda, también pueden llevarse a cabo desde coberturas, y como ejemplo una de nuestras experiencias, sorprendiendo al enemigo desde un pequeño mueble que sirvió como mesa para apoyar el cadáver después de clavarle una daga en el pecho.

Atención especial al *shooter*.Tras encargarnos de neutralizar varias amenazas y abrir alguna que otra cerradura (con otro pequeño rompecabezas que usa aire comprimido para levantar pistones), nos hemos encontrado con la otra parte del juego: el *shooter*. Se presenta de manera tímida, con un fusil de francotirador que hace las veces de prismáticos para identificar rebeldes, pero enseguida nos han dejado disfrutar de él como toca.

Aquí The Order cumple pero no sorprende. Usa las mecánicas de cualquier juego de acción en tercera persona, siendo bastante satisfactorio el uso de distintas armas y coberturas. Hemos podido probar armas automáticas y alguna escopeta, donde hemos descubierto un disparo secundario que aturde al enemigo para poder rematarlo con facilidad. También nos hemos percatado del uso de una acción especial que congela el tiempo para poder seleccionar objetivos con facilidad, al estilo del sistema Dead Eye de Red Dead Redemption.

Después de acabar con hordas de enemigos, destacando una secuencia dentro de una cocina, la demo ha llegado a su fin. **No podemos sacar muchas conclusiones más allá del espectacular apartado técnico, pero al menos las dos secciones en las que se divide esta versión de prueba (sigilo y acción) nos han gustado lo suficiente como para esperar con más ganas el lanzamiento definitivo**. The Order: 1886 es un juego que extrae mecánicas de aquí y de allá, y además lo hace con acierto. Está lleno de secuencias que se intercalan con el gameplay con maestría, y por ponerle una pega, no sabemos hasta qué punto podrá mantener el ritmo. La fase que hemos probado es tan lineal que se ve necesitada de momentos espectaculares para no caer en el hastío, ya que en todo momento nos dicen qué hacer, sin apenas libertad para cometer errores.

En definitiva, la obra de Ready at Dawn nos recibirá a finales de Febrero. **Tiene unos valores de producción altísimos**, y llegará a España totalmente localizado, contando además con Álex de la Iglesia como director de doblaje. Esta prueba **nos ha dejado con un gran sabor de boca**, sobre todo sabiendo que hemos jugado a un extracto de un capítulo donde apenas nos ha dado tiempo para congeniar con los personajes. Funciona a todos los niveles, destacando obviamente el técnico, por lo que solo nos queda contar los días de cara al lanzamiento.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.