Destiny es, para muchos, un juego que amas y odias. Eso es parte de su magia, de su encanto, de sus beneficios, y también de sus fallos. La más reciente creación de Bungie tuvo la ambición de llevar a las consolas de sobremesa un verdadero MMORPG hecho FPS, aunque ciertamente le faltan demasiados elementos para ser considerado un igual a otros como WoW, la esencia no deja de estar ahí.

Y como buen MMO, cambia, cambia mucho, y los cambios en muchas ocasiones son tan buenos como malos.

Esto es lo que le ha pasado a Destiny con The Dark Below, su primera expansión que por un precio de 20 dólares (o 35 como Season Pass en conjunto con la segunda expansión aún por salir), trajo un alud de cambios a todo el juego, tanto para quienes la compren, como para quienes no, y luego de jugar una buena cantidad de horas a la expansión, su contenido, y el juego en general con todos sus cambios, mis opiniones al respecto son agridulces.

Destiny_20141211212842

Al fin y al cabo Destiny cambió tanto para bien como para mal con este DLC; algunas novedades son maravillosas y dignas de aplausos, otras son criticables y, sobre todo, injustas para los jugadores, tanto para quienes compraron como para quienes no. Por ello, analizo The Dark Below, y en las siguientes líneas encontrarás lo más relevante y lo que más te afectará a partir de esta nueva expansión, quieras o no.

Lo bueno

Comenzando por lo mejor, la joya de la corona de esta nueva expansión es su Raid, llamada Crota's End. En ella, tu fiel equipo de seis jugadores que tanto lucharon contra Atheon en la raid anterior se encuentran con un nuevo reto, un nuevo calabozo muy difícil, cuya dificultad base es de nivel 30 de luz, y que aún no cuenta con una superior (sería una locura).

Destiny_20141209111426

Esta vez nos enfrentamos a Crota, el Dios de la raza alienígena Hive (o Colmena) que han revivido para conquistar la Tierra y terminar con el Traveler de una vez por todas, para que la oscuridad absoluta gane. Por primera vez la historia presentada en Destiny tiene mucho sentido y es hasta interesante, y es que la raid se liga a la perfección con las nuevas misiones de historia que incluye el DLC (son 3, más contratos especiales que nos relata la nueva vendedora de la Torre), y todo tiene tanto sentido que nos interesaremos en ver cómo concluye la historia.

Pero la Raid no es nada fácil, claro que no, necesitamos de una sincronización espectacular para poder superar los retos que nos presenta. No diré cómo, dado que parte de la magia de estas raids es descubrir cómo vencerlas por ti mismo (o buscar en YouTube), pero para derrotar el último jefe, Crota, requiere de una sincronización increíble, que todos los integrantes del equipo funcionen como una orquesta. Es el jefe más difícil que he visto en Destiny.

Destiny_20141209054557

La experiencia de la raid, las nuevas misiones, la nueva historia, los nuevos contratos especiales de Eris, la nueva vendedora en la Torre, y las nuevas armas y equipos exóticos y legendarios que han incluido en el dropeo del juego, y en los vendedores, son lo mejor que ha incluido esta expansión, de la mano del nuevo nivel máximo de luz, 32, que es la nueva meta de todo jugador.

Sin embargo, muchas de estas novedades buenas, también son malas, y suponen una nueva frustración para el jugador.

Lo malo

Puede que hayan nuevas armas y armaduras exóticas y legendarias, pero lo primero que notarás es que tu viejo equipo se ha hecho, prácticamente, inútil. Todas esas horas haciendo contratos y misiones para subir de nivel ese lanza cohete legendario que tanto te gusta, a la basura, porque al igual que subió el nivel máximo de luz, también subió el máximo de daño que pueden hacer las armas, y las viejas armas legendarias se han quedado obsoletas.

Pero sabíamos que iba a pasar. Así funcionan los MMO. Llega una expansión, un nuevo nivel máximo, y tus artículos viejos quedan obsoletos, son suplantados por un nuevo lote de cosas por obtener, por grindear, por esperar tener la suerte de que te dropee, cosa que bien sabemos no sucede a menudo en Destiny.

Lo peor que le han hecho a Destiny con esta expansión es el confuso nuevo sistema de mejoras para armas y armaduras, que depende en gran parte del vendedor de los fines de semana, Xur.

Las armas y armaduras exóticas que siempre has usado no quedan obsoletas, porque podrás cambiarlas por nuevas versiones de las mismas pagando 7 mil de lumen y un fragmento exótico (que se le compra a Xur por 7 monedas extrañas o se obtiene al destruir un artículo exótico). Esto presenta varios problemas graves:

  • Dependes de mucho lumen y monedas extrañas para cambiar cada una de tus armas y armaduras exóticas, lo que toma mucho tiempo lo conseguir
  • Dependes de ver qué trae Xur para cambiar, lo cual es completamente aleatorio. Si querías mejorar ese rifle que usas siempre y no lo trae esta vez, ni en un mes, tendrás que esperar un buen tiempo
  • Dependes de Xur, que solo aparece los fines de semana, por lo que si este próximo fin de semana no juegas (y de paso, ese trae el arma

Todo eso, sumado a que te darán un arma o armadura exótica en "cero", y que tendrás que subir al máximo por completo de nuevo.

El desespero por ver qué trajo Xur este fin de semana
El desespero por ver qué trajo Xur este fin de semana

Otro grave fallo de la expansión es que inutiliza por completo la raid anterior, Vault of Glass. Esta suele recompensar al jugador con piezas de armadura que hasta ahora era la única forma de llegar a nivel 30, pero con las nuevas armaduras que venden los vendedores de la Torre ya se puede incluso llegar a nivel 31 (en conjunto con alguna pieza exótica), ¿para qué seguir haciendo la Vault of Glass entonces? Esto inutiliza la mejor misión del juego para quienes no han comprado la expansión y es demasiado injusto.

Bungie necesita actualizar esta primera raid con nuevos equipos, nuevos beneficios para quienes la jueguen, no pueden sencillamente descartar a todos los jugadores que no tienen la expansión, dejarlos de lado y obligarlos de esa forma a que paguen 20 dólares por seguir jugando la experiencia completa.

The Dark Below trajo consigo muchos grandes cambios y buen contenido, incluyendo la raid, sobre todo la raid, pero cuando ves la imagen completa, trajo muchos problemas adicionales a un juego que lo que menos necesitaba era más de estos.

De todas formas, es indudable que lo seguiré jugando, y queriendo, y odiando a veces; solo espero que Bungie recapacite y corrija los fallos del juego; mientras tanto, seguiré intentando derrotar a Crota, que es un tipo bastante duro.