La última apuesta de Ubisoft para 2014 es una mezcla de carreras coches, cierto componente de MMORPG y un gigantesco mundo abierto, que es la especialidad de la multinacional francesa. Hablemos de The Crew. The Crew se plantea de forma nada convencional para un juego de carreras, de hecho deberíamos de dejar claro que no se trata de título sobre carreras de coches propiamente dicho. A pesar de que el envoltorio visible es miles de kilometros de carretera y muchos deportivos, estamos ante una nueva franquicia de tipo sandbox o mundo abierto donde la historia principal y sus consecuentes misiones son el pilar central del mismo. Pero vayamos poco a poco.

Ivory Tower, un veterano estudio de Lyon en juegos de carreras, ha conseguido uno de los mayores logros en lo que respecta a títulos de conducción con el extenso mapa creado. Pero no es sólo que sea un mapa grande, es una más que buena reproducción a escala de los Estados Unidos con sus principales ciudades y regiones. Por supuesto no tiene el detalle que puede tener el Paris del último Assassin’s Creed en cada una de las ciudades, pero todas ellas son fácilmente reconocibles con las atracciones y calles más emblemáticas. Las regiones cambian de topografía, fauna y flora para asemejarse a sus equivalente real y lo hacen con bastante cuidado y personalidad.

La contrapartida de hacer un trabajo así es que el equipo donde han de recrearse estos escenarios tienen ciertas limitaciones de potencia y el precio a pagar en este caso es que los gráficos no están a la altura de Forza Horizon 2 o DriveClub. De hecho los videojuegos de conducción ha destacado por tener los mejores gráficos, casi realista en ocasiones, de las consolas. The Crew no llega a ese nivel en esta ocasión pero a pesar de ello las sensaciones que transmite viajar como hasta nunca se había hecho por la tierra de las oportunidades es algo positivo después de todo. Eso sí, el motor de físicas y colisiones del juego se comporta de manera irregular dando lugar a situaciones extrañas.

Gráficamente no está a la altura de otros juegos de conducciónUno de los aspectos que más me ha gustado del juego son los eventos o pruebas dinámicas que hacen los viajes largos mucho más entretenidos, porque mirar el paisaje está bien, pero sólo para un rato. Ivory Tower nos ofrece una serie de eventos que se activan al pasar por encima y nos retará a conducir la mayor distancia posible, realizar un slalom por la autopista o saltar lo más lejos que podamos, entre otros eventos. Muchas repeticiones aquí por mi querido afán de superación.

Tan vasto es este mapa que la decisión de crear un MMO (massively multiplayer online game) hace que nos sintamos menos solos ante esta experiencia. Tanto en el mapa como en la propia carretera, nos encontraremos con decenas de jugadores haciendo lo mismo que nosotros. No es necesario que tengamos conocidos jugando a The Crew, podremos hacer una alianza temporal con cualquiera para echar unas carretas y que cada uno después continúe su camino. Si tu misión es destrozar un coche a la fuga, nada mejor que hacerlo en compañía.Como habíamos adelantado, The Crew tiene sus héroes, sus villanos y toda una historia que desarrollar. Tomaremos el volante como Alex Taylor, cuyo hermano dirige a los 5-10, una banda de pilotos de coches que trabaja al margen de la ley por todos los Estados Unidos, al más puro estilo Fast & Furious cuando todavía salían coches.

Por ciertos giros del guión, Alex tendrá que escalar en esta jerarquía hasta llegar a lo más alto. Un argumento que lamentablemente no aporta nada de frescura. Hemos jugado y visto cientos de títulos iguales pero al menos da un propósito para recorrer ciudades y estados de este enorme país mientras que hacemos misiones y nos presentan a nuevos personajes y clases de vehículos.

Para jugar necesitaremos estar siempre conectadosUno de los aspectos más criticables de The Crew es que requiere conexión online permanente, (así como suscripción a Gold/Plus para acceder a todas las características en el caso de las consolas) para poder jugar. Pese a ser un título con un muy alto componente cooperativo, resulta que también es muy disfrutable en individual ajeno al resto del mundo y no tiene ningún impedimento real para imponer este requisito que podría echar para atrás a muchos jugadores potenciales. Amén de que los servidores no siempre funcionan perfectamente y es probable que experimentemos algunos cortes.

Este título de mundo abierto se basa las carreras como misiones y no como carreras en sí mismas. El guión de la misión exigirá que siempre quedemos en primer lugar ya que tenemos que “aclarar quien manda”, ganarle el coche al rival o cualquier otra excusa donde no ganar no pueda ser una opción en el progreso lógico del argumento. Igual que en Assassin’s Creed tiene que acabar con cierto objetivo y si no lo consigues fallas, se podría decir que lo mismo sucede aquí; salvando las distancias.

En cambio cada prueba superada tendrá una calificación de bronce, plata y oro en función de cuán bien lo hemos hecho: tiempo en primera posición, tiempo restante, reapariciones, etc. Esta calificación final hará que la pieza de mejora que obtengamos, sea mejor o peor, incrementando el nivel de nuestro automóvil actual.

Y está es la parte donde entra el factor RPG de The Crew. Una mecánica extremadamente sencilla, donde obtendremos piezas para nuestro coche por cada prueba completada con rango bronce o superior con una bonificación de más X nivel. Simplemente se equipa y nuestra máquina será un poco mejor. Sin complicaciones. Mejoras directas y sin entrar en aspectos técnicos.

Muchos coches a elegir aunque imposible comprarlos todosEn el vendedor de coches existen varias decenas de opciones de todo tipo. Desde un Camaro del 69, un Nissan Skyline o un Mustang GT 2015. The Crew diferencia los coches en varias categorias: calle, todoterreno, rendimiento, rally y circuito. Cada coche estará en una o más categorías pudiéndose adaptar a ellas mediante ciertos “kits” de tuning que lo hacen óptimo a las condiciones que será destinado. No importa tanto el coche que usemos sino las piezas que este use.

Tal y como Need for Speed Underground hizo de forma tan excelente allá por el año 2003, en The Crew se introduce la cultura perfecta para volver al mundo del tuning y modificaciones visuales con llantas, alerones y faldones. Todo lo que podemos esperar está ahí, el gusto a la hora de aplicarlo dependerá de nosotros, así que un poquito de por favor.

Conclusión

El resultado final ha concluido con una nueva franquicia bastante solida en el aspecto técnico, cosa que no se ve tanto estos días, pero con unos gráficos más propios de la anterior generación. Una apuesta como título de carreras un tanto diferente con esa mezcla de MMO, un poco de RPG y ese asombroso mapa para conducir durante horas; no tanto para competir sino para jugar en cooperativo con otros jugadores o amigos.

The Crew ofrece unas 20 horas de juego para terminar una campaña cuyas carreras pueden ser muy rejugables si nos interesa ver si somos capaces de mejorar la puntuación. Aunque la variedad de misiones es un tanto escasa, no se hace tan repetitivo. Al contrario durante el desarrollo de este análisis he entrado un par de veces al típico “un par de carreras y lo dejo” sabiendo que era mentira.

Pros

  • El gran trabajo en el mapa de Estados Unidos
  • Los eventos dinámicos
  • Un catálogo de coches interesante
  • Muy entretenido e incluso adictivo

Contras

  • Requiere conexión a internet para jugar
  • La historia
  • Siempre has de quedar primero para avanzar
  • Las físicas en las colisiones

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.