Hace 10 días analicé aquí en Hipertextual la cámara del Nexus 6. Junto a la pantalla, fue lo que más me decepcionó del flagship de Google. Me parecía que los resultados fotográficos que obtuve eran muy mediocres, sobre todo en situaciones de muy poca luz. Con buena iluminación la cámara tiene problemas con rango dinámico, balance de blancos y reproducción de color, pero en baja luz el resultado es un desastre (inferior al resultado de un iPhone 4S) para un gama alta de este año o el anterior. Y es una situación que me extrañó de primeras, dado que sólo en el análisis de Ars Technica leí que el resultado fuese tan mediocre, por debajo de un Nexus 5.

He tenido el Nexus 6 algunos días más y he podido aprovechar algo que en su día no conseguí hacer funcionar (supongo que por tratarse de una versión antigua), y no es otra cosa que una nueva app de cámara: L Camera. Como todos sabemos, con Lollipop llega a algunos terminales el acceso a nuevos APIs de cámara. ¿Y esto que implica? Básicamente, posibilidad de tomar fotografías de manera manual, ajustando tiempo de exposión, sensibilidad ISO o el enfoque. Pero no sólo eso. Como ya hicieron Nokia o OnePlus, la cámara del Nexus 6 también se beneficia de la posibilidad de tomar fotografías en formato RAW.

Repaso de nuevo el hardware para recordar que teóricamente la cámara del Nexus 6 está entre lo mejor del año:

  • Sensor: Sony CMOS IMX214, 13 megapíxeles
  • Tamaño: 1 / 3.06 pulgadas
  • Apertura máxima: f/2.0
  • Estabilizador: Óptico
  • Flash: Doble LED

Pienso que en el análisis más o menos acerté con el diagnóstico: la cámara del Nexus 6 no exprime para nada su estabilizador óptico (OIS), lo que en caso contrario le permitiría obtener mucha más luz. Además, también noté que la app de cámara de Google no es nada agresiva y deja la velocidad de obturación y la sensibilidad ISO en valores muy bajos. Por último, el procesado que hace el Nexus 6 es bastante pobre, dejando la imagen muy borrosa frente a otros terminales, y matando todo ápice de detalle. Por todo ello, tenía la tesis de que la cámara del Nexus 6 podía rendir mucho mejor que lo que demuestra de "fábrica".

En primer lugar repasaremos el pobre resultado que obtiene el Nexus 6 de serie, sin ningún ajuste. Esta escena es la que consigue con un valor ISO 1200 y una velocidad de obturación de 1/10s:

Para la primera prueba manual, he disparado con L Camera a ISO 2000 y una velocidad de obturación de 1/8. Como podemos ver, el resultado es infinitamente mejor, dejando en evidencia el trabajo de software de Google. Lo más curioso es que aumentando de 1200 ISO de la primera foto, a 2000 de la segunda, el ruido no se ve apenas perjudicado, que es por lo que sospechaba que Google y Motorola no le hacían subir. Bajar de 1/10 a 1/8 también aporta un gran resultado.

Si comparamos ambas imágenes al 100%, lo veremos mejor:

Automático izquierda. Manual derecha.
Automático izquierda. Manual derecha.

Modo manual frente a terminales comparados en el análisis

En el análisis del Nexus 6, comparé la cámara en baja luz con 3 terminales: iPhone 4S, OnePlus One y LG G3. Desde mi punto de vista, los tres le ganaron. Ajustando en manual como la cámara debería hacer por defecto y dejando los otros en automático, la lucha está mucho más igualada. El iPhone 4S muestra su vejez y pierde definitivamente. El LG G3 consigue algo más de detalle, pero sobreexpone en exceso, satura los colores, y el balance de blancos falsea mucho la realidad. En el caso del OnePlus One, con el que comparte el sensor IMX214, es claro vencedor.

iPhone 4S izquierda. Nexus 6 derecha.
LG G3 izquierda. Nexus 6 derecha.

OnePlus One izquierda. Nexus 6 derecha.

Aprovechando el soporte RAW

Pero la historia no acaba aquí. Ajustando el la velocidad de obturación y el ISO obtenemos mucha más luz, pero no mejoramos el procesado que transforma la toma en "borrosa" debido a la agresividad del algoritmo reductor de ruido. Para mejorarlo tendremos que disparar en RAW con L Camera, ya que así eliminamos cualquier efecto que el software de la cámara del Nexus 6 pueda tener sobre la imagen. Mi compañero de ALTFoto Jose Antonio Luna me ayudó a procesar el RAW (mismos valores que la toma manual en JPEG) para que el resultado en cuanto a luz fuese similar y sólo hubiera diferencias en gestión de ruido. Este es el resultado:

JPG Manual izquierda. DNG (RAW) procesado derecha.
JPEG Manual izquierda. DNG (RAW) procesado derecha.

Desde mi punto de vista, el resultado que se obtiene con el RAW es mucho mejor que con el JPEG manual, aunque hay reconocer que apenas se gana detalle, que era el objetivo. Aplicando una reducción menos agresiva de ruido que la de Google, lógicamente aparece más, pero ganamos mucha más uniformidad en el patrón del ruido y mejor separación entre los colores de los bordes de los objetos, lo que nos permite distinguir mejor. Quizá el usuario medio prefiera menos ruido, pero yo me quedo, de lejos, con el procesado de Jose Antonio.

Por último, compararé la peor foto que obtiene el Nexus 6 (la que obtiene de serie) con la que más me gusta a mí tras procesar el RAW.

Imagen de serie, izquierda. DNG (RAW) manual y procesado, derecha.

Dejo las imágenes en su tamaño original:

Conclusiones

Del análisis fotográfico que hemos realizado no obtengo una, sino varias conclusiones:

  • El hardware fotográfico de los gamas altas en Android es bueno, pero su ejecución es insuficiente: Los sensores que suelen montar los flagships de gama alta en Android suelen ser de la mejor calidad, pero pruebas como esta, que se podría repetir sin problema en otros terminales con resultados parecidos, dejan claro que la optimización no es uno de los puntos fuertes ni de Google ni de los OEM. Un buen sensor debe ir acompañado de un ISP cuyo procesado esté a la altura. Idealmente, en el futuro conseguirán resultados parecidos a los que obtenemos con el RAW.

  • La cámara del Nexus 6 sigue siendo muy mala en baja luz: Pese a que el resultado que potencialmente puede obtener el Nexus 6 en manual es aceptable o incluso bastante bueno para el hardware que tiene, el público general no gozará de su calidad sin hacer malabares. Y eso puede arreglarse de dos maneras muy sencillas. La primera es hacer al OIS trabajar de verdad mediante el software oficial, permitiendo que el sensor estire más los valores de velocidad y sensibilidad. La segunda es añadir controles manuales opcionales a la app oficial para sacar todo su partida. Hasta que por lo menos la primera se aplique, la cámara sigue siendo mala, porque su resultado de serie es malo.

  • La fotografía RAW masiva no tiene sentido en un smartphone, aunque muestra las carencias de software: Con el RAW hemos conseguido resultados muy satisfactorios, pero el tiempo necesario para procesar los archivos es muy alto para el cometido que suelen tener las cámaras de nuestros teléfonos, compartir en redes sociales. Y es que un archivo DNG del Nexus 6 ocupa 25 MB, algo incluso inmanejable por ordenadores con algunos años. El RAW, muestra, eso sí, los retos que tiene por delante la fotografía móvil, pues hace visibles sus carencias.