Si no conoces Buffer, deberías. Es una aplicación que te permite distribuir tus publicaciones en Twitter o Facebook de manera que no publiquemos todo en un espacio corto de tiempo, sino que dichas publicaciones sean continuadas a lo largo del tiempo y logren generar mayor interés entre tus seguidores o amigos. Aunque existen algunas alternativas, lo cierto es que Buffer se ha impuesto como el rey de de este tipo de aplicaciones, y esto se debe a la gran filosofía de la empresa encargada de mantener la aplicación. Por ello, daremos un repaso a la historia de Buffer, de sus inicios y de cómo ha llegado a ser tan exitosa.

Buffer comenzó a dar sus primeros pasos en el Reino Unido, concretamente en Birmingham allá por octubre de 2010, cuando su confundador Joel Gascoigne dió con la idea de la aplicación, y posteriormente comenzó a desarrollar la idea construyendo una primera versión de la aplicación junto con Leo Widrich, el otro cofundador. Finalmente, el 30 de noviembre de 2010 surgió la primera versión de la aplicación, la cual era simplemente un acceso indirecto a la web que se había habilitado previamente.

Fuente." width="740" height="493" class="size-large wp-image-285849" /> Leo Widrich & Joel Gascoigne. Fuente.

Esto no puede parecer mucho pero Buffer ya apuntaba a maneras debido a su innovadora idea. De hecho, tan sólo 4 días después de que fuera lanzada, Buffer consiguió su primer cliente de pago. En las semanas y meses posteriores Buffer fue creciendo de forma constante, llegando a los 100 mil usuarios a los nueve meses de su lanzamiento. Quizás no sea un auténtico récord de usuarios, pero aún así estaba claro que Buffer no iba a ser una aplicación más: tenía un gran servicio, un objetivo claro y una decente base de usuarios.

Tanto la idea detrás de Buffer como la filosofía adoptada para dicha empresa han sido claves para su éxito.Coincidiendo con la meta alcanzada de 100 mil usuarios, los cofundadores trasladaron su startup de Reino Unido a San Francisco en julio de 2011, para estar de lleno en la zona donde otras muchas startups estaban eclosionando y así poder asegurar inversores para su compañía. Y Leo y Joel tuvieron "éxito" asegurando 18 inversores claves para Buffer, a pesar de ser rechazados por casi un 90% de la gente con la que se reunieron.

A partir de ahí, los siguientes 18 meses fueron un poco caóticos para Buffer, con tres traslados de la base de la empresa, desde San Francisco a Hong Kong por problemas con los visados en enero de 2012. Tan sólo 8 meses después, en agosto se mudaron a Tel Aviv por más problemas con los visados hasta que finalmente regresaron a EEUU en mayo de 2013 tras solucionar sus problemas con los visados. Hubo un cierto respiro durante esos meses, incluyendo la meta alcanzada en septiembre de 2013 con un millón de usuarios, 16 mil de ellos de pago, todo ello con una clara estrategia de marketing, como podemos ver en la entrevista que tenemos debajo.

Sin embargo, los problemas volvieron para la joven empresa, ya que en octubre de 2013 Buffer fue hackeada, ganando acceso a muchas cuentas de usuarios así como spameando a través de dichas cuentas. Tal fue el hackeo que el 26 de octubre de ese año Buffer suspendió temporalmente su actividad, y el cofundador Joel tuvo que enviar un email a todos sus usuarios disculpándose por el hackeo y acosejando una serie de medidas para asegurar la privacidad de sus cuentas. Finalmente, la pesadilla para Buffer y sus usuarios finalizó tras una semana en la que Buffer volvió a reanudar sus actividades.

Como el lector puede ver, Buffer no se ha librado de los altibajos que tiene cualquier otra startup tecnológica: dificultad a la hora de encontrar inversores, hackeos... pero también un crecimiento lento pero continuado de usuarios, así como lo más importante en este negocio: una idea innovadora. Una idea que comenzó desde cero y que, según la información más reciente aportada en el blog de Buffer, llegó a casi los 4 millones de dólares en ingresos.

Fuente." width="740" height="493" class="size-large wp-image-285853" /> Imagen del retiro de los empleados de Buffer a Ciudad del Cabo. Fuente.

No obstante, la lección importante de Buffer no se saca de su éxito o de sus buenas cifras, sino del hecho de que todas estas cifras estén al acceso de todos, con un ejercicio genial de transparencia que le ha hecho ganar adeptos entre el público y, sobre todo, a la hora de contratar nuevo personal. Además, cuentan con una presencia no solamente activa en las redes sociales, sino además de calidad, con artículos bastante interesantes de diversas temáticas para que, obviamente, utilices su aplicación, para que a su vez aportes a tu TimeLine o hilo en Facebook contenido de calidad. Tal vez Buffer no sea la empresa más exitosa en la zona de Silicon Valley, con tan sólo 29 personas de diferentes partes del mundo, pero desde luego sí que son los que mejor están haciendo las cosas para ganarse al público.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.