El aparcamiento semiautónomo es una tecnología que ya está en el mercado, nosotros pudimos probarla en el nuevo Mondeo y desde hace años es un excelente reclamo publicitario para el Ford Focus, pero queremos más, o al menos eso piensan los fabricantes. Por eso, el CES, el Consumer Electronic Show, será testigo del lanzamiento de una nueva versión del aparcamiento asistido en el que no hace falta la intervención del conductor, y además, ni siquiera será necesario que esté dentro del coche.

Este sistema desarrollado por BMW emplea tecnología láser de reconocimiento de objetos en 360 grados. Esto significa que podemos dejar el coche encarado al hueco para aparcar, bajarnos y desde nuestro smartwatch darle la orden al coche de aparcar en ese hueco, o en otro si no fuera posible. Esta comodidad, directamente relacionada con la conducción autónoma, será vital para que comencemos a acostumbrarnos a ver coches moverse sin la presencia de un conductor.

Este tipo de sistemas facilitarán la adopción de vehículos con tecnología de conducción autónoma.

Pero este dispositivo no solo es importante desde un punto de vista enfocado en el desarrollo sino que hay que poner el ojo en la seguridad. Multitud de atropellos, muchos sin consecuencias, son producidos en tareas de aparcamiento por falta de visibilidad o concentración. Este sistema podría reducir considerablemente este tipo de accidentes, y también los temidos seres humanos que aparcan al toque y destrozan paragolpes de coches.

A partir de la próxima generación de vehículos tecnológicos veremos un completo despliegue en materia de dispositivos que permitan una conducción semi autónoma en ciertos casos: atascos, aparcamientos... BMW no ha comunicado más detalles, tan solo que será una de sus novedades más importantes en el CES, aunque esperamos también grandes novedades del resto de fabricantes.