Durante la pasada WWDC 2014, Apple presentó iOS 8, una de las actualizaciones más importantes en la historia de iOS. Y es que esta versión incorpora numerosas características que los usuarios llevaban reclamando desde hace años, como por ejemplo Widgets, la posibilidad de compartir datos entre diferentes aplicaciones... Etc. La gran mayoría de carencias quedaron solventadas en un instante.

No obstante, eso no significa que iOS 8 sea el sistema operativo perfecto. De hecho, como cualquier otro producto, sigue teniendo un amplio margen de mejora. Estos son algunos ejemplos:

Gestión de autonomía

iOS 8

En iOS 8, Apple nos permite ver qué apps son las que más batería consumen en nuestro dispositivo, así como el tiempo que el terminal ha estado encendido y/o en uso. Esto será suficiente para la gran mayoría, pero para los usuarios más avanzados no.

Las estadísticas actuales son algo engañosasPor ejemplo, se echa en falta una cifra exacta del tiempo que ha pasado el teléfono con la pantalla encendida (que refleje exactamente cuanto tiempo hemos estado usando el terminal). Y es que la actual cifra “Uso” que muchos toman como referencia es muy poco fiable, pues engloba todos los procesos que se ejecutan, incluso si se ejecutan en segundo plano con la pantalla apagada. Por ejemplo: la sincronización del mail con la pantalla apagada o la reproducción de música; ambos se contabilizan en “Uso”.

También se echa en falta un modo de ahorro de energía para aquellas situaciones extremas en las que tengamos que prolongar al máximo la autonomía de nuestro smartphone. Algo similar a lo que Samsung presentó con el Galaxy S5 no estaría nada mal.

Multiventana y multiusuario

iOS 8

Una de las mayores quejas de los últimos iPads es la ausencia de nuevas funciones de software que expriman el excelente hardware interno con el que estos cuentan. Funciones como la multiventana, gracias a la cual podemos ejecutar dos aplicaciones al mismo tiempo e interactuar con ellas simultáneamente. Algo fundamental si queremos llevar el iPad al campo de la productividad.

De la misma forma, se agradecería enormemente la posibilidad de crear múltiples cuentas de usuario en un mismo dispositivo. Y es que los iPads, a diferencia de los smartphones, pueden ser usados por varias personas. Imaginen un instituto en el que cada clase cuenta con 30 iPads y por los que pasan decenas de alumnos. O un hogar cualquiera, en el que el iPad es usado frecuentemente por todos los miembros de la familia. En ese tipo de situaciones, las cuentas de usuario podrían ser realmente útiles, pues cada una de las personas que use el iPad podrá tener sus propias aplicaciones y sus propios archivos sin miedo a que el resto de personas que usen ese iPad puedan hacer algo con ellos (estaría protegido con TouchID, obviamente).

Elegir aplicaciones predeterminadas y los toggles del centro de control

iOS 8

En Android, una de las funciones más útiles que encontramos es la posibilidad de elegir qué apps queremos lanzar para cada tarea. Por ejemplo, si queremos abrir enlaces, podemos hacer que siempre sea con Google Chrome. O si queremos mandar un correo, podemos elegir que la aplicación predeterminada al hacer click en una dirección de e-mail sea Mailbox. Algo así, en iOS, se sigue echando de menos. Sobre todo en el iPad, el cual está más orientado a la productividad.

Al mismo tiempo, se echa de menos la posibilidad de elegir los toggles del centro de control. Me encantaría poder añadir uno que permita activar y desactivar el 4G LTE de una forma sencilla, por ejemplo.

Abrir el NFC y mejorar Siri

Apple por fin ha incorporado NFC en el iPhone 6, aunque solo esté orientado a pagos móviles por el momento. No obstante, el NFC puede ser utilizado en una gran cantidad de situaciones más allá de los pagos, por lo que sería una excelente noticia que Apple lo abriera a los desarrolladores. Imaginen abrir la puerta de su casa con su iPhone haciendo uso de HomeKit o enlazar con cualquier otro dispositivo (como un altavoz) mediante un simple toque.

Siri pasa, ahora mismo, totalmente desapercibidoAsimismo, Apple debería abrir Siri a los desarrolladores y aumentar la presencia de este en iOS. Y es que, a diferencia de otros como Google Now, Siri es prácticamente invisible para la gran mayoría de usuarios. Si tienen un iPhone, cuenten cuantas veces lo han usado durante los últimos meses para algo más que hacer preguntas estúpidas con tus amigos. Seguro que muy pocas.

Como ven, hay mucho trabajo por hacer. iOS es claramente uno de los sistemas operativos más completos del momento, pero no es perfecto, y estos son solo algunos aspectos en los que Apple podría continuar mejorando el sistema operativo. Esperemos que con iOS 9 escuchen nuestras peticiones.