patrimonio natural

Atolón de Aldabra, ejemplo de buena gestión. Fuente: Tensaibuta/Flickr

Este mundo no es nuestro. Vivimos en él. Esta frase que parece tan tópica es una realidad que se nos olvida constantemente. Debemos compartirlo con el resto de especies que lo habitan. Sin embargo un estudio de la IUCN indica que no lo estamos haciendo nada bien. Parte de nuestro patrimonio natural está en completo peligro.

Según la investigación de la Unión Internacional para la conservación de la Naturaleza, de 228 lugares considerados como patrimonio natural, el 8% está en grave peligro. Entre estos lugares encontramos algunos de los sitios protegidos más importantes del mundo, bien por su calidad en biodiversidad o por las especies en peligro que protegen. Sea como sea, somos nosotros los que las ponemos en peligro: turismo, caza furtiva y mala gestión están consiguiendo acabar para siempre con paisajes y espacios que nunca volverán a ser lo mismo.

El patrimonio natural está en estado crítico

El estudio repasó el estado de lugares considerados como patrimonio natural tales como la Reserva de caza de Selous en Tanzania, la Reserva de Biosfera de la mariposa monarca en México o el Parque Nacional de Komodo en Indonesia. El resultado es bastante más negativo de lo que cabría esperarse. Tan solo el 21% de los lugares presentan una buena perspectiva, mientras que el 42% ponen de manifiesto cierta preocupación y un 8% está en una situación crítica. De hecho, en algunos de los casos el daño es ya irrecuperable.

Mariposas Monarca en la Reserva de la Biosfera, México.

Diversas prácticas son las que han llevado a este patrimonio natural a una situación tan preocupante. Desde la pesca, permitida, hasta la caza furtiva, la deforestación o el turismo irresponsable, el ser humano es el que está detrás del deterioro de estos símbolos del patrimonio natural. Esto es más grave si cabe teniendo en cuenta que son lugares que la Tan solo el 21% presenta una perspectiva positivapropia UNESCO junto con los gobiernos correspondientes ha catalogado como los más necesarios a proteger.

Esto quiere decir que ni tan siquiera a nivel político se respeta los suficiente el patrimonio natural. Ni que decir tiene que falta concienciación y educación ambiental. Y es que un 8% parece un número bajo, pero las consecuencias pueden ser gravísimas no solo para estos lugares sino para todo el mundo, por lo que la gente ha de ser consciente de cual es el problema al que se están enfrentando. La UNESCO no ha dudado en dejar claro que estos sitios han de ser gestionados por gente capaz de llevar el liderazgo en su protección. Y no lo están consiguiendo.

Un mundo peor

¿Qué supone la perdida de estos lugares, su deterioro? Una cuestión muy sencilla. Un mundo más triste, con menos oportunidades para todos y muchas más de que un día no pueda sostener nuestra presencia. Destruir este patrimonio natural implica la reducción de la biodiversidad. Esta palabra habla de la diversidad de especies que viven en nuestro planeta. Muchas investigaciones muestran que la reducción de la biodiversidad está directamente relacionada con peores condiciones de vida.

Gran Arrecife de Coral en Australia.

Esto ocurre así por que los seres vivos estamos conectados ecológicamente. Dependemos unos de otros para poder sobrevivir y hacerlo mejor. Quitar piezas de este enorme puzzle solo implica un paisaje más difícil de entender y que al final deja de tener sentido y pierde todas sus piezas. En el estudio realizado por la IUCN muestra que especies tan emblemáticas como La crema solar que flota en el agua está afectando al Gran Arrecifela Mariposa Monarca (Danaus plexippus) o el Dragón de Komodo (Varanus komodoensis) ven sus hábitats destruidos por causas como la deforestación o la pesca, que arruina un espacio necesario para su supervivencia.

Uno de los lugares más amenazados es la increíble Gran Barrera de Coral, catalogada de alta preocupación y cuyo destino augura lo peor. La película de crema solar que flota sobre el agua y que es dejada por los turistas, el cambio climático y la perturbación humana son las principales razones de que este espectacular espacio, uno de los sitios que contaba con mayor diversidad del mundo, tenga un futuro más bien triste y difícil de evitar.

¿Qué podemos hacer?

Por supuesto no todos las noticias son malas, como decíamos, algunos lugares tienen una buena perspectiva mientras que los otros, a pesar de tener un marcador de preocupación, se encuentran en buen estado. Por eso mismo debemos centrarnos en no perder la atención en estos lugares mientras que tratamos de gestionar el patrimonio natural amenazado con nuevas medidas. Según la investigación, el 13% de estos lugares está mal gestionado, origen de casi todos los problemas. Esto se debe a gobiernos incompetentes, falta de educación o intereses económicos principalmente.

Como nosotros, cientos o miles de personas harán lo mismo, así que haz algo bueno¿Y tu, que puedes hacer? No creo que te importe un pimiento arruinar este mundo, y sí, sí que puedes hacer algo por él. En primer lugar es bueno entender dónde estamos, conocer un poco mejor el parque o el área que tenemos alrededor y qué hay en él. En segundo, entender que arrojar un papel, comida o cualquier otra cosa en un paraje natural es el comienzo del deterioro. Hacer turismo irresponsable es una medida segura de destruir una zona natural cuando salimos de sendas o no tenemos en cuenta las indicaciones que nos han dado.

Es también muy importante ser conscientes de que como nosotros probablemente cientos o miles de personas harán lo mismo que hagamos, así que hay que hacer lo correcto o destruiremos algo hermoso con toda seguridad. Educar sin miedo a nuestros familiares y amigos y denunciar los comportamientos irresponsables a una autoridad competente es imprescindible. Si alguien hace una barbacoa en un parque natural está cometiendo un delito muy grave. Si la autoridad competente no hace nada lo mejor es poner una queja social. Parece que meternos en estos asuntos puede resultar tedioso pero estamos haciendo algo bueno por nosotros y por los demás. Es más, estamos haciendo algo necesario. Este mundo no es nuestro, ya lo hemos dicho, pero tenemos la capacidad de hacer lo que queramos con él. Hagamos algo bueno.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrónico con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.