Ya han pasado los días desde que Philae pisó por primera y última vez un cometa. Ahora descansa en espera de un momento mejor antes de desconectar finalmente mientras el 67P/Churyumov-Gerasimenko continúa su viaje hacia la cercanía del sol. Pero la misión Rosetta continúa. Todavía queda mucho por hacer.

Es lógico, tras destinar 10 años de trabajo en la misión no podemos limitarnos a llegar, sacar datos durante unos meses y olvidarnos. Hay que exprimir al máximo todo lo que Rosetta es capaz de dar. Y eso teniendo en cuenta que los datos que nos han llegado ya son increíblemente interesantes. Algunos incluso revolucionario, o eso preven los científicos. ¿Cuales son los siguientes objetivos de la misión Rosetta? ¿Hasta cuando podremos seguir trabajando con la sonda? ¿Despertará alguna vez Philae? Vamos a verlo.

Misión de escolta

Una vez pasado el clímax de Philae, la misión Rosetta ha pasado a ser una misión de escolta del cometa. Rosetta será el primer artefacto humano que acompañe a un asteroide mientras se dirige hacia el sol. Chury alcanzará el perihelio, es decir, el punto orbital más cercano al sol, en agosto del año que viene. Mientras tanto, la misión Rosetta obtendrá La misión pasará ahora a escoltar al cometa en su viaje hacia el perihelioinformación y análisis de rutina, información que incluye la situación de Philae, la evolución del cometa según se acerca al astro rey y otra serie de cuestiones únicas.

Por suerte, todos los instrumentos de la misión Rosetta se encuentran en perfecto estado, tal y como se esperaba, tras la separación de Philae. Los problemas del módulo de acometizaje no han afectado de ninguna manera a su hermano mayor, así que podemos seguir trabajando con él sin problemas. En los próximos días, Rosetta se trasladará a una órbita de 30km alrededor de Chury, la tercera de las operaciones realizadas desde la separación y que buscan poder satisfacer las necesidades de la propia sonda, dejando dormir a Philae.

Philae, la bella durmiente

El módulo de acometizaje, Philae, queda por tanto a la espera de tiempos mejores. Por suerte, sus 64 horas de funcionamiento nos dieron una cantidad impresionante de datos. Por ejemplo encontramos moléculas orgánicas, constituyentes básicos de la formación de la vida. Sin ser perfecta, la misión de Philae obtuvo el 90% de la información esperadaPor desgracia no todos los instrumentos fueron capaces de realizar su trabajo debido a la falta de energía y a la situación precaria (con una pata en el aire) de Philae.

No obstante, el conjunto de análisis nos permiten obtener casi todos los resultados que buscábamos, en concreto u 90% de lo esperado, aunque si Philae consiguiese ver la luz del sol de nuevo podríamos volver a trabajar en los análisis que nos faltan. Pero la posición de Philae no es del todo mala. Anteriormente esperábamos poder trabajar con el módulo como mucho hasta marzo. Ahora, por la posición del sol, existe la posibilidad de que podamos contactar y trabajar con Philae en mayo o junio. Mientras tanto ahí está, esperando a que el beso del sol lo despierte, como si fuera la bella durmiente.

 Continuando el viaje desde la Tierra

El equipo de la misión Rosetta se ha trasladado ya del cuartel general de la ESA en Darmstadt a su sala de operaciones habitual desde donde han seguido la evolución de la sonda durante estos 10 años. Desde allí controlarán los siguientes pasos de Rosetta. El 3 de diciembre la sonda bajará a los 20km, una órbita considerada de alta actividad. La intención es pasar unos días fotografiando y obteniendo gases, polvo y plasma del cometa a medida que este se calienta más y más aumentando su actividad.

Misión Rosetta
Detalles de las etapas de la Misión Rosetta. Fuente: ESA.

Más adelante, la misión Rosetta deberá volver a su órbita "preferida", a 30km, donde la sonda estará más segura durante la escolta. Esto se debe a que a medida que se acerca al sol, Chury comenzará a expedir gases, polvo y plasma que podrían afectar a los instrumentos de Rosetta. Estos elementos que se arrastran son los que forman la cola del cometa. Será la primera vez que veamos tan cerca como un cometa evoluciona a medida que se calienta cerca del sol. Cuando Chury se aleje, tiempo después, Rosetta habrá acabado su misión científica, pero no su vida útil. La intención es cambiar a principios de 2016 la modalidad de Rosetta de manera que sirva como baliza a la escucha en el espacio. Por si algún día necesitamos continuar con la misión Rosetta.