El pasado junio se anunciaban diversas medidas del nuevo anteproyecto de reforma fiscal para 2015. Entre dichas medidas se planteaba un nuevo gravamen conocido como "exit tax" o impuesto de salida destinado a combatir el fraude tributario. Pero también una medida peligrosa para los emprendedores y startups españolas.

Si se aprueba definitivamente el exit tax a partir de 2015 nos encontraremos con que si decidimos cambiar nuestra residencia a fuera de la Unión Europea deberemos tributar por unas ganancias que todavía no tenemos ya que se aplican sobre el la diferencia entre las acciones, que en una startup no tienen liquidez, y el valor de mercado. Como comprenderéis esto puede resultar en un impedimento muy serio para los nuevos empresarios que de pronto se encontrarían sujetos a una residencia europea por la fuerza.

Exit tax, ¿una medida exagerada?

La exit tax tiene como finalidad evitar la evasión y el fraude tributario, algo que se ha dado demasiado a menudo. Sin embargo muchos expertos señalan que la medida podría ser demasiado exagerada ya que implica en algunas ocasiones a cobrar impuestos exagerados a ciertas estructuras e inversiones, como podrían ser las startups. Básicamente, siendo fundadores de una startup y decidiendo mover nuestra residencia fuera Cambiar la residencia supondrá tributar inmediatamente por un dinero que no tenemosde la Unión Europea nos supondrá tributar inmediatamente por un dinero que no es real, sino que proviene de las acciones y participaciones de la startup que un día formamos.

Esto sería así siempre que tuviésemos más del 25% de las acciones de una startup con un valor de más de un millón de euros o un 5% si esta vale más de 4 millones de euros, cosa bastante común. Esto siempre que hubiésemos sido residentes y tributado en España durante al menos 5 de los diez últimos periodos impositivos. En dicho caso, como decíamos, deberas tributar y pagar por un valor ficticio de unas acciones que no podemos liquidar por lo que de pronto nos encontraremos teniendo que elegir entre quedarnos en la Unión Europea o pagar por un dinero que en realidad no tenemos (e incluso puede que nunca tengamos).

Otros países ya cuentan con ella

En realidad la exit tax es una medida propia del régimen de transparencia fiscal internacional ya conocida en otros países quienes la aplican desde tiempo atrás como medida de protección. Por ejemplo, países como Rusia o Japón ya cuentan con su propia exit tax. En sí la medida no tiene intención de suponer una carga para el nuevo empresario pero sus condiciones pueden resultar en un abuso de las startups. Tanto que podría suponer un El pasado año, la Corte de Justicia Europea declaraba algunas reformas de este año como "en contra" de la UE auténtico obstáculo para muchos jóvenes empresarios que vieran sus ilusiones enclaustradas a la Unión Europea y sin poder crecer a nivel global.

La Unión Europea considera el exit español en el límite legal según el Tratado de Funcionamiento de la UE. No es la primera vez que se levantan voces y medidas en contra de las reformas fiscales españolas. El año pasado la corte de justicia europea declaraba al impuesto corporativo de ganancias como "en contra" de las leyes europeas. Ahora vemos esta exit tax criticable en muchos sentidos. Un peligro que en primer lugar pondrá varias trabas al movimiento de las personas y el capital a nivel global y que en segundo hará desistir a muchos jóvenes empresarios de seguir adelante con sus proyectos y startups.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.