Atención, amantes de la simulación; amantes del espacio, del combate y sobre todo del remember: ya queda menos para el videojuego Elite: Dangerous.

Distribuido por Acornsoft y Firebirds, llegó primero al Sinclair ZX Spectrum, IBM PC, y posteriormente se pudo jugar en la NES y Atari ST entre otras plataformas. Llegó a adaptarse después a tantos formatos gracias al gran éxito que tuvo en las primeras computadoras, para las que fue creado en un principio: los ordenadores BBC Micro y Acorn Electron.

Elite 1984

Lo que pasa es que Elite creó un nuevo género, dentro de los videojuegos que existían en ese momento, apuntando muy fuerte con unos gráficos revolucionarios, ya que llegó el 3D a las pantallas.

Sí, este camino lo habían anticipado títulos como Spasim, Empire o Panther en la década de los setenta, coqueteando con el 3D, pero no de la misma forma, ni con un gran uso práctico en jugabilidad. Estos primeros juegos donde se asomaba la tercera dimensión, permitieron la aparición de títulos como Battlezone o Elite más tarde. Pero si la primera aparición de Elite te ha pillado demasiado pronto, demasiado tarde, o ni siquiera te ha pillado, te estarás preguntando qué es exactamente.

Este juego se ha ganado la etiqueta de “clásico básico”. Fue revolucionario en su modo de plantear la historia, de mundo abierto. Naves volando por un espacio tridimensional. Si hace treinta años el juego era en mundo abierto, ahora es (pudiendo agarrarnos al término y significado literal) INFINITO.

Cartographics_01

Nos encontramos con el juego más grande y ambicioso de exploración espacial, que formando equipo con el dispositivo Oculus Rift, hacen de su jugabilidad una deliciosa experiencia de realidad virtual.

Hay tres modalidades fundamentales de forma de juego, que consisten en combate, comercio y exploración. También ofrece la posibilidad de jugar la aventura siguiendo la historia de forma sencilla, o de forma más compleja y profunda. Eso ya queda en manos de elección del jugador.
Elite: Dangerous únicamente podrá jugarse online

Las distintas misiones se pueden ir haciendo al ritmo que uno quiera, tanto las principales como las secundarias, y nuestras decisiones irán afectando globalmente al ritmo del juego. Nuestro personaje va ganando reputación poco a poco, que va cambiando según las decisiones que tomemos.

Los jugadores empiezan en el rango “inofensivo” y tras ir superándose, acabarán con los rangos “Dangerous”, “Deadly”, y acabarán siendo rango “Elite”. Para ir progresando en el rango, los jugadores deberán ir ganando créditos que les permitan subir las naves de nivel.

El rol con el que se empieza es formando parte de la federación de pilotos, en el juego nos encontramos tres distinguidos partidos:

  1. Federación: La más antigua y la más poderosa, con incontables casos de corrupción y desigualdad entre ricos y pobres. Manda el dinero y está al orden del día la corrupción.
  2. Imperio: Sistema democrático. Reina la cultura y el honor, pero también mantienen explotaciones como la esclavitud.
  3. Alianza de Independientes: Creada por pequeños grupos que han decidido hacerse fuertes para plantar cara a las facciones anteriores.

Toxic_cargo

Algo verdaderamente ambicioso de este proyecto es la ambientación y documentación tan real, plasmado con tanta fidelidad. Los planetas que podemos encontrarnos dentro, tienen su misma composición química, tamaño, temperatura, presencia o no de asteroides, su gravedad registrada…

En vistas del comportamiento comercial que iremos desarrollando, las composiciones físicas de cada uno de estos planetas juega un papel clave para saber qué comprar o qué vender, según dónde nos encontremos. Hay alrededor de 150 mil sistemas solares, todos ellos disponibles a visitar en el juego; en total más de 400 mil millones de estrellas reflejadas con las propias características estudiadas hasta hoy por el hombre, y a su alrededor giran los planetas correspondientes a cada una de ellas, a tiempo real. Cada una de esas estrellas puede ser explorada, y cada uno de esos campos gravitacionales afecta a la dinámica del vuelo espacial.

Las distancias también son reales, así que el límite de hasta dónde llegar lo pondrá cada jugador con su paciencia y su ambición de aventura.

Dado que todo afecta a todo y cada decisión altera el resto, el juego únicamente podrá jugarse online. Esta paradójica limitación (ya que el objetivo es precisamente lo contrario a limitar), ha causado que muchos jugadores que se habían hecho con la beta del juego la hayan devuelto exigiendo su dinero.

A pesar de que parte ya se había desarrollado, el proyecto terminó de completarse gracias a una gran campaña de crowdfunding movida por Frontier y Kickstarter, en la que recaudaron más de la meta propuesta, y a su vez, el objetivo más alto alcanzado en la historia de la página: 1,25 millones de libras (1,96 millones de dólares/1.56 millones de euros).

Elite: Dangerous saldrá a la venta el 16 de diciembre de 2014 en PC, y en primavera del 2015 para Mac. Pero los más impacientes podéis adelantaros haciéndoos con la beta ya mismo.