Finalmente se confirmó lo que se venía rumoreando desde hace meses: AT&T ha comprado a Iusacell por de 2.500 millones de dólares. Abre con ello un nuevo episodio en la ya de por sí complicada trama del mercado de operadoras de telefonía celular en México. El movimiento se veía venir desde hace tiempo en el mes de mayo, cuando AT&T vendió los activos de los que era propietaria en América Móvil, en aquel entonces se justificaba la transacción como parte del proceso para el lanzamiento de servicios con DirectTV, aunque los especialistas del sector informaron casi de inmediato que se trataba de la antesala para la entrada de la firma de lleno bajo su propia marca. Ahora, lo aconctecido con Iusacell lo confirma.

La bomba fue soltada a través de Bloomberg en un comunicado, informando la transacción acordada por 2.500 millones de dólares, incluyendo la deuda de la empresa. AT&T adquirirá también todas las propiedades inalámbricas de Iusacell, el tercer mayor operador de telefonía móvil de México, incluyendo licencias, tiendas minoristas y aproximadamente 8.6 millones de suscriptores.

El antecedente desde marzo

El Mobile World Congress 2014 fue el primer indicio. El interés de AT&T por ingresar al mercado mexicano como operadora había quedado registrado desde el pasado 25 de marzo, cuando la publicación de una serie de documentos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), en el marco del Mobile World Congress 2014 (MWC), dejó de manifiesto el interés de la compañía estadounidense para operar formalmente dentro del país, a la par que Ricardo Salinas Pliego, dueño de la operadora mexicana, había anunciado formalmente que se encontraba en búsqueda de algún socio estratégico, luego de que adquiriera de Televisa el 50% faltante de la compañia, de manera tal que incluso el reportaje ya aventura una fecha para finalizar la compra:

La transacción está sujeta a la revisión del regulador de telecomunicadiones de México IFT (Instituto Federal de Telecomunicaciones) y la Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras. AT&T espera cerrar la transacción en el primer trimestre de 2015.

AT&T puede ocupar el lugar vacante que deja Nextel. La compra de Iusacell por parte de AT&T posicionará a la operadora como una empresa estratégica para el mercado celular en México, llamada a ocupar el lugar que ha dejado vacante Nextel, gracias a que al contar con presencia en ambas naciones será factible comercializar una oferta de servicios a la medida para usuarios que interaccionen constantemente con las actividades propias de la frontera, proyectando una cobertura conjunta de más de 400 millones de consumidores y empresas tanto en México como en Estados Unidos.

Las regulaciones del IFT han vuelto posible esta maniobra, la competencia entre Telcel, Telefónica y ahora AT&T modificará necesariamente la dinámica del mercado, a favor de los usuarios mexicanos, en teoría.