Tras la presentación del Apple Watch junto a los nuevos iPhone en el evento especial del 9 de septiembre, muchos eran los usuarios y sobre todo desarrolladores que tenían ganas de conocer WatchKit, el SDK o plataforma de desarrollo de apps para el Apple Watch. Y ayer fue el día, por lo que los desarrolladores ya pueden comenzar a desarrollar aplicaciones para el reloj. Gracias a la publicación de la documentación pudimos conocer las formas de interacción que permitirá el Apple Watch, y lo más importante, que los procesos de sus apps serán ejecutados por el iPhone, por lo que el smartwatch de Apple podría ser un reloj para siempre.

Que el Apple Watch sea muy ágil es lo prioritarioPienso que hay varios factores a analizar aquí, y todos ellos muy interesantes. El primero es lo que atañe al iPhone y a la ejecución de las apps. Sin conocer aún más que unos pocos detalles del Apple Watch, ya podemos aventurarnos a decir que por potente que sea el S1 (SiP del Apple Watch) nunca alcanzará la potencia de los A7, A8, A8X o incluso modelos anteriores. Por ello me parece una acierto que procese el iPhone, al menos hasta finales de 2015, cuando llegarían las apps nativas. De esa manera te aseguras de que la UI del reloj se muestra con total fluidez, posibilitas apps más potentes y a la vez haces que el reloj tenga menos carga. Si habéis usado algún smartwatch de los que ya se encuentran en el mercado, sabréis que de momento hay algunas ralentizaciones acusadas que ya no es común ver en smartphones. De este punto, lo único que puede ser polémico es si la batería de los iPhone, que todavía está lejos de ser brillante, se resiente o no. Según cuentan, conectándolo a dispositivos como el Pebble apenas se nota una reducción de autonomía, pero en ese caso lo único que hace es enviar las notificaciones por Bluetooth LE.

¿Por qué no ayuda el iPhone a que la batería del Apple Watch dure más?

Y digo "más" porque la autonomía del Apple Watch continúa, como casi todo hasta ayer, sin ser oficial. Se ha especulado con que como máximo sea de un día de duración, y algo así se ha extraído de palabras de Nat Kerris y del propio Tim Cook cuando dijo que "acabaríamos cargando el Apple Watch cada noche". Hasta ayer le veía sentido, ya que esa es la autonomía que estos días tiene la competencia en Android Wear. Sin embargo, en Android Wear generalmente es el smartwatch el encargado de llevar a cabo los procesos, y para ello cuentan, de hecho, con un más que decente Snapdragon 400.

Un flujo de datos mayor, la posible explicación de la autonomía Por ello, frente a la competencia extraña que, pese a trabajar menos, la autonomía no sea a priori superior. ¿Donde podría estar la respuesta? Precisamente en que quizás necesite transmitir más datos de lo que hasta ahora hace Android Wear, que ya es de por si elevado. Por mucha optimización que tengan el Bluetooth y el Wi-Fi del Apple Watch, ese flujo de datos mermará el rendimiento de la batería. En otros aspectos como acelerómetro, monitor de ritmo cardíaco y podómetro si es igual a la competencia, aunque carece de GPS, por lo que igualmente tampoco encontramos un factor de más consumo. Algo que podría ocurrir es que el Apple Watch tuviera una mejor autonomía en sus primeros meses, y que luego se viera reducida con las apps nativas.

Personalmente, mi apuesta es la pantalla. A diferencia de los demás, y aunque podría deberse sólo a marketing el Apple Watch es el único smartwatch que tiene "Retina Display", algo que personalmente eché de menos en el Moto 360. Esa factor hace que la batería tenga que alimentar e iluminar más píxeles, y como ocurre en los teléfonos, la batería se resiente. Dentro de la pantalla hay un factor más, la tecnología de su panel. Al ser AMOLED, lo lógico es que pudiera ahorrar mucha energía con fondos negros, como ya hace el Samsung Gear Live.

A falta de conocer muchos más datos, mi conclusión no es del todo positiva. Tenemos un dispositivo cuya pantalla probablemente no llegue al día a la vez que es algo mas "vago" que la competencia, cuando sólo el flujo de datos y teóricamente la pantalla son factores en los que sale perjudicado. Además de esto, el Apple Watch estaría perjudicando al iPhone, al que por poco que sature, algo de batería hará perder. Todo ello me hace pensar que el Apple Watch no sería el reloj para toda la vida del que ayer hablábamos, ya que si bien podría ser compatible para siempre, la batería será demasiado inferior a lo que está por venir. Lo mismo ocurrirá en la competencia, sí, y serán ventajas tan grandes que por caro que pueda ser un Apple Watch de oro, estaremos "forzados" a actualizar el modelo.