10 razones por las que Firefox es mejor que Chrome

Hace unas semanas decidí darle una oportunidad a Firefox, uno de los exploradores de Internet más usados hoy en día. Habiendo sido un usuario fiel durante años de Google Chrome (y de Chromium en Linux) no estaba seguro de lo que me iba a encontrar. Las únicas veces que usaba Firefox eran de pasada en los ordenadores de la universidad, simplemente porque aparte del infame Internet Explorer era el único navegador de Internet instalado en ellos.

Durante este tiempo, he descubierto lo mucho que ha ido evolucionando Firefox durante estos años y lo diferente que es la nueva experiencia de usuario que ofrece este explorador. Por mucho que me guste Google Chrome, hay varios aspectos que desearía que fueran diferentes. Por todos ellos, he decidido recopilar unas cuantas razones por las que pienso que Firefox es mejor que Chrome.

Como en todo artículo de opinión, lo que vais a leer se basa principalmente en opiniones subjetivas. Nadie tiene la verdad absoluta en lo que a navegadores de Internet se refiere, pero en mi caso se que Firefox cumple con lo que necesito. Veamos cómo lo hace.

1. El uso de memoria RAM

La razón principal por la que decidí dar el salto a Firefox era el excesivo consumo de memoria RAM que hacía Google Chrome en mi PC. Siempre había estado contento con los 6 GB de mi portátil, pero a cada versión nueva de Chrome tenía la sensación de que el hambre de este explorador aumentaba. Además, siendo yo un consumidor de pestañas patológico (decenas de pestañas abiertas) mi memoria RAM se esfumaba enseguida. Firefox necesita menos recursos, por lo que puedo tener más cantidad de pestañas abiertas.

2. Personalización por defecto de los elementos de la interfaz

firefox-personalizar-interfaz2

La personalización de Firefox la podemos dividir en varios aspectos. En este punto, vamos a hablar de las configuraciones que le podemos hacer a la interfaz por defecto. En el explorador del titán de los buscadores, apenas podemos configurar la interfaz; cambiar los botones de las extensiones de orden y hacer aparecer la barra de marcadores es lo único que seremos capaces de personalizar.

Sin embargo, en Firefox podremos personalizar la posición de absolutamente todo. Desde la posición de los botones y las barras de navegación, a poder añadir botones nuevos al menú.

3. La experiencia de uso en las pestañas

¿Habéis abierto muchas pestañas en Google Chrome? Llega un momento en el que no ves que es lo que has abierto porque no se ve el icono de la página que visitas ni texto alguno en las pestañas. Firefox lo que hace es mostrar unas pocas pestañas y unos controles con los que movernos a las demás, lo encuentro más útil porque me entero de lo que tengo abierto.

4. Personalizar el tema

En Google Chrome, las personalizaciones de temas no pasan de cambiar el esquema de colores y el fondo. Firefox, por otra parte, es capaz de hacer eso y más. Mediante extensiones de terceros puedes convertir a Firefox en un navegador único que se adapte a tu estilo de trabajo.

En mi caso que trabajo en un portátil, el espacio vertical es muy importante porque a medida que añadimos elementos como la barra de navegación o marcadores, vamos perdiendo espacio. Por ello he hecho lo siguiente: he puesto una barra lateral de pestañas cuyos títulos se leen sin problemas y que además puedo ordenar en grupos. Y en la barra superior, al pasar el ratón aparecen los controles de navegación y marcadores (puedes elegir lo que quieres ocultar o mostrar) ahorrándome muchísimo espacio. ¿Así no parece Firefox, verdad?

5. Las extensiones

Como habéis podido comprobar en el punto anterior, las extensiones pueden editar cualquier apartado de Firefox. Tienen un control superior sobre el navegador de lo que pueden ofrecer las extensiones de Chrome.

6. Privacidad

No tenemos que olvidarnos de que Google basa su negocio en la publicidad y que para ello debe hacer una recolección de datos de sus usuarios. Si no os gusta que se recojan datos sobre vosotros Firefox es una buena opción, que aporta funciones como decirle a las webs que no nos rastreen, incluye el buscador DuckDuckGo por defecto y nos da la opción de no enviar datos de uso si no queremos.

7. Almacenar datos en tu propio servidor

Cuando usamos Google Chrome, nuestros datos se almacenan en servidores de terceros. En Firefox, por defecto también ocurre lo mismo pero tenemos la opción de alojar nuestros datos en un servidor propio, donde solamente nosotros y los dispositivos vinculados tendrán acceso.

8. Carga individual de pestañas

Si hemos configurado nuestro navegador para que se inicie abriendo las pestañas que estuvimos usando en la sesión anterior, puede ralentizarse un poco. Firefox, por defecto activa la opción de cargar las pestañas al entrar en ellas, algo que en determinados PC es de agradecer.

9. La empresa que esta detrás del proyecto

Los días del "don't be evil" de Google hace tiempo que quedaron atrás. Es una empresa que se lucra mediante la información que envían los usuarios por usar sus productos gratuitamente. Hay a quien le parecen bien esos métodos, pero para los que no, existe la Fundación Mozilla, empresa sin ánimo de lucro detrás de Firefox. Los principios de esta fundación están muy claros, promover la apertura, la innovación y la oportunidad en la Web.

Saber quien está detrás del producto que usamos es algo muy importante, porque nos da una idea de a dónde pueden evolucionar o qué valores van a defender.

10. Derivados de Firefox

firefox-es-mejor

Para finalizar esta lista me gustaría hacer una breve mención a los navegadores de Internet que derivan de Firefox. Entre ellos me gustaría nombrar a Tor Browser Bundle y a Firefox Developer Edition (imagen anterior). Mientras que el primero es un navegador enfocado en la privacidad que utiliza la red Tor (¿hace un paseo por la Deep Web?) el segundo es otro enfocado en los desarrolladores. Hay varios proyectos más pero estos dos son los que más me han llamado la atención.

Al final del día lo que importa es que te sirva a ti

Si Firefox no tiene las características que necesitas no tienes por qué usarlo. Lo realmente importante es que puedas trabajar a gusto en él y ser productivo. Para mí últimamente (a ver cuanto me dura) es Firefox, pero para ti puede ser Chrome, Safari, Opera o incluso Internet Explorer [inserte burla a Internet Explorer aquí].

Recomendados