Visio.M

Los grandes fabricantes de vehículos eléctricos ya están trabajando en la próxima generación de los coches que presentaron hace no más de tres años y que deberíamos ver en los concesionarios en unos dos años, 2016 sería el año escogido para ofrecer a los conductores algo más que lo que tenemos ahora mismo. Pero los coches eléctricos tienen mucho por mejorar y un camino a seguir es el que indica Visio.M, un proyecto que los fabricantes deberían mirar con mucho detalle.

El principal problema, y que ya hemos comentado en multitud de ocasiones, es la autonomía, escasa y muy escasa si nos ceñimos a las pruebas que hemos realizado. Suficiente para el día a día pero insuficiente psicológicamente. Para ello hay dos maneras de mejorar: la primera es trabajando en las baterías y la segunda radica en el coche, en ser mucho más eficiente. Y de esto último trata Visio.M, de hacer un coche muy ligero pero útil, una ligereza que otorga grandes ventajas.

Lo primero de todo es recordar que el Visio.M es un concepto desarrollado por un consorcio liderado por la Universidad de Munich, en Alemania, cuyo objetivo era crear un coche 100% eléctrico que fuera extremadamente eficiente. Dicho esto, veamos qué aporta Visio.M al mundo del vehículo eléctrico.

El propulsor que equipa el Visio.M tiene una potencia de 15 Kw muy inferior a la que tiene, por ejemplo, un Nissan Leaf con 80 Kw, pero también su baterías es muy pequeña, de tan solo 13,5 kWh, mientras que la del Leaf es de 24 kWh. Con estos datos, su autonomía homologada es de 160 kilómetros, eso se traduce en un consumo de 8,4 kWh por cada 100 kilómetros recorridos. Si, la mitad de lo que ahora mismo consumen casi todos los coches eléctricos.

Con las nuevas ventanillas se consiguen 17 kilómetros extra de autonomía.

¿Cómo han conseguido este reducido consumo? Lo primero, su configuración es para dos personas y su equipaje, un concepto que dista de los vehículos como el Ford Focus eléctrico, el Renault Zoe, etcétera. Pero debemos centrarnos en sus dos aspectos revolucionarios. Su peso es de tan solo 535 kilogramos para todo el conjunto, de los cuales la batería se lleva hasta 85. El uso de la fibra de carbono, el aluminio o incluso las lunas, que no son de cristal sino que ahora son de un material creado por resina de Lexan, policarbonato y un recubrimiento SABIC. No solo hablamos de peso, sino de aislamiento. Como sabrás, la calefacción en un vehículo convencional emana del calor generado por el motor, un vehículo eléctrico no tiene esa capacidad por lo que calefacción es un problema. Con este nuevo material para las lunas se consigue, por el peso, un aumento de 2 kilómetros, y por el aislamiento, de unos 15.

El segundo campo en el que el Visio.M debe ser tomando como referencia es en la batería. Al pesar mucho menos y ser tan eficiente, la batería tiene una capacidad muy inferior al de un vehículo eléctrico convencional para recorrer una distancia similar. Esto se traduce en unos tiempos de recarga muy inferiores, de tan solo 3 a 4 horas en una toma convencional, la mitad o incluso menos de lo que necesitan los modelos convencionales. Y esto sí que es importante.

El Visio.M debería ser tomado como ejemplo de eficiencia, de cómo, con la tecnología que tenemos hoy en día se puede conseguir mucho más, algo que como clientes reclamamos desde hace mucho tiempo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.