Slack se ha convertido en un big deal en el entorno empresarial. Al integrar multitud de servicios que casi todas las empresas del mundo de la tecnología usa, Slack se ha extendido como el fuego en las entidades corporativas de todo el mundo. Hace meses nadie había oído hablar de Slack, y hoy en día todas las compañías relevantes de la industria lo usan. ¿Por qué? ¿Cuáles son las claves del éxito?

Un crecimiento vertiginoso

La noticia del crecimiento de Slack ha salido a la palestra esta mañana. Los inversores se han dado cuenta de la importancia de Slack y han actuado en consecuencia. El servicio, lanzado hace apenas 9 meses, ha crecido en 120 millones de dólares, situándose en un valor de 1.120 millones de dólares. Algunos de los inversores más destacados de Silicon Valley como Kleiner Perkins, Horowitz o Google Ventures se encuentran en este grupo inversor.

Para establecer un baremo, podemos usar la lista de las empresas que antes llegaron a superar la cifra de valor de los mil millones de dólares:

  • Youtube: 1.650 millones de dólares en 20 meses.
  • Groupon: 1.350 millones de dólares en 17 meses.
  • Slack: 1.120 millones de dólares en 14 meses.

Impresionante, ¿verdad?

Ya hay más de 30.000 equipos usando Slack, un número que se ha doblado en las últimas 6 semanas y que espero que siga creciendo como la espuma en muy poco tiempo.

Puedes usar Slack de forma gratuita, pero muchos de sus usuarios están pagando por los servicios extra que aporta la suscripción que permite integrar el servicio con los servicios de terceros, de forma que pueda notificarte en Slack una mención cuando se menciona a tu compañía en Twitter por ejemplo, o cuando se abre un ticket de soporte en otro servicio.

Es un poco extraño que lo que aparenta ser una simple aplicación de chat sea la compañía de software de la historia que más rápido haya crecido ¿no?

En realidad no es tan sorprendente.

El auge de Slack: una herramienta que no creíamos necesitar hasta que apareció

El primer motivo es el auge de las aplicaciones de mensajería: email, Skype, WhatsApp, Hangouts... demasiadas. Y ninguna tiene el foco de ser usada durante un prolongado tiempo con las mismas personas. No había forma de tener un medio de comunicación rápido, seguro, configurable y accesible en el entorno empresarial.

Lo más cercano era Hipchat, e incluso en ALT1040 lo usábamos para coordinarnos, pero tenía una gran carencia que Slack ha suplido casi a la perfección: facilidad de uso, implementación, y la integración con las herramientas de trabajo de la empresa.

Queremos centralizar la información; usar decenas de servicios para comunicarse en la empresa es ineficiente.

Lo que queremos en la empresa es trabajar, trabajar de una forma rápida y eficaz. El email está genial, pero no es rápido para comunicar cosas rápidas a diferentes equipos y recibir la respuesta; para eso existen las aplicaciones de chat.

Pero un simple chat o canal de IRC carece de multitud de opciones para los entornos corporativos. Necesitamos un historial, usuarios, equipos de trabajo o canales y, sobre todo, que tenga integración con las herramientas de la empresa: Slack está integrado con multitud de servicios: Github, Dropbox, RSS, Hangouts, IFTTT... Además, Slack está disponible para casi todas las plataformas.

slack-apps

HipChat también tiene integraciones, pero no son de servicios tan populares. Lo que hizo despegar a Slack sobre todo ser gratuito, fácil y rápido empezar a operar con él.

Slack no llegó el primero. Pero supo ser mejor en todos los puntos que fallaban los demás. No matará el email, porque creo que tienen menesteres diferentes, pero sí que será una herramienta cada vez más usada por las empresas.

No imagino trabajar sin Slack con un equipo de personas. Lo mismo que no imaginamos ir a buscar vídeos por numerosas páginas webs desde que salió Youtube.

A veces no hay que revolucionar nada; sólo unir lo que los clientes necesitan y hacer que la experiencia de uso sea cómoda, rápida y sencilla. Si todavía no usas Slack puedes crear tu propio equipo en la web oficial.