En pleno siglo XXI parece mentira que haya que escribir textos como éste. No nos engañemos, todavía, a día de hoy es necesario decirlo en alto y con una voz muy clara: la figura de la mujer en el mundo de la Ciencia no siempre se encuentra donde debería. Por suerte también hay figuras, como la de la Dra. Silvia Torres Castilleja que luchan contra este problema.

Doctora en Astronomía por la Universidad de Berkeley, nada menos, esta mujer es un ejemplo de lucha por conseguir lo que se merece. El próximo año pasará a ocupar la silla de Presidenta de la Unión Internacional de Astronomía (o UIA), un puesto que jamás ha ostentado ninguna latinoamericana y solo una mujer antes que ella. Y no ha sido sencillo, tal y como afirmaba recientemente para una entrevista en el País. “Hay muchos obstáculos que dificultan alcanzar el mismo resultado que los hombres”, explicaba, a pesar de que no deberían haber diferencias en un mundo cuyos logros se basan en hechos y no en condiciones.

La historia tras la Dra. Silvia Torres y muchas otras

En la entrevista, la Dra. no se cortaba ni un pelo al explicar cómo tuvo que enfrentarse a más de una situación incómoda. Desde rechazar un lugar en el despacho de su marido a imponerse contra sus propios colegas de trabajo, las situaciones que ha vivido Silvia Torres no son sino el ejemplo de muchas otras investigadoras a lo largo y ancho del mundo. "Son detallitos pequeños [...], pero cuando se acumulan tienen su peso". Este es uno de los principales problemas contra los que se enfrentan las científicas hoy día.

“Hay muchos pequeños obstáculos que dificultan a la larga alcanzar el mismo resultado que los hombres”El machismo inherente no es algo claro, casi descarado. No. Es una cuestión mucho más sutil, de actitud. El compromiso con la Ciencia muchas veces nos lleva mucho más allá de un horario fijo de trabajo, pero la figura de la mujer sigue siendo vista como la responsable última de cuestiones más bien domésticas. No son pocos los científicos que no comprenden en su fuero interno que un investigador tiene un compromiso con su investigación mucho más allá de su sexo. Por supuesto este compromiso es muy difícil de aceptar, tanto si se es hombre como mujer, pero especialmente en el último caso parece que a la sociedad le cuesta más asumirlo. Esto hace que las investigadoras se pierdan poco a poco, durante su carrera.

La Dra. Silvia Torres, sin embargo posee una estela como investigadora bastante notable, y a nivel divulgador, más bien brillante. Centrada en investigar la composición química de las regiones de formación estelar y de los gases arrojados por las estrellas "medianas", ha sido editora de publicaciones de renombre, consejera en varias entidades dedicadas a la astronomía y astrofísica además de ser galardonada con numerosos e importantes premios, entre los que se encuentra el Premio L’Oreal-UNESCO para mujeres científicas en Latinoamérica. Pero nada de esto ha facilitado ni un ápice su papel como mujer y científica en la sociedad, y todos sus logros se destacan por haber sido ganados a pulso.

Las mujeres de la Ciencia

Científica o científico, ambos en el momento en que se convierten en investigadores han de enfrentarse a una vida llena de dificultades sociales. Cuestiones económicas, reconocimiento o simplemente no tener horarios, por ejemplo. Eso sin contar con el fallido sistema de publicación y subvenciones que nos ha arrastrado al vicioso En el momento en que se convierten en investigadores han de enfrentarse a una vida llena de dificultades"publica o muere". Y sin embargo parece que todos estos problemas afectan más a las mujeres. ¿Por qué?

Los datos en España nos dicen que ya en 2012 la cifra ha crecido con respecto a años anteriores. Pero sigue estando en torno al 39%. Es decir, más del 60% de los científicos españoles eran hombres en 2012, y probablemente la cifra no haya cambiado mucho en este mismo momento. Tanto estos números, como la pregunta anterior invitan a que todos nos paremos un rato a examinar qué estamos haciendo mal.

Dra. Silvia Torres

Pero no todo es malo, por supuesto, como el caso de la Dra. Silvia Torres existen muchísimos otros donde investigadoras de cualquier campo salen a la luz a reclamar un reconocimiento que les pertenece. Y no solo en el mundo puramente científico, hasta en el divulgador cada vez hay más presencia de mujeres amantes de la Ciencia. Un buen ejemplo es Naukas, uno de los portales más importantes de divulgación científica en España, o Hablando de Ciencia, que tiene tambiénTambién en el mundo divulgador hay cada vez más presencia de mujeres sus colaboradores en Latinoamérica y que se han preocupado de contar con cada vez más mujeres en sus plantillas.

Lo decía al principio, parece mentira que haya que poner un especial esfuerzo en escribir cosas como ésta. Y más aún en buscar a las mujeres de la Ciencia; que las hay, y cada vez en mayor número. ¿De verdad es necesario? Sin lugar a dudas, sí lo es. Todavía queda mucho camino por recorrer, a pesar de que vamos mejorando y figuras como la de Silvia Torres aparecen cada vez con más frecuencia en nuestro panorama científico. Pero hasta que la figura del científico o científica sea solo reconocida por sus logros y no por su sexo u otros aspectos sociales, habrá que seguir escribiendo textos como el que aquí se acaba.

👇 Más en Hipertextual