mejorar la eficiencia

El trabajo que hay detrás de un vehículo híbrido o eléctrico en materia de eficiencia, de autonomía, es muy complejo, por un lado está la técnica, el tener unas baterías más grandes, más pequeñas, por otro lado el consumo que haga el motor de esa energía, y por último la capacidad del coche de enseñar al conductor a ahorrar. Pero existe otro, el de cómo gestionar mejor esa energía, más allá de las especificaciones técnicas y del conductor.

Para ello, Ford quiere mejorar la eficiencia empleando un proyecto denominado "Zona Verde", destinado exclusivamente a vehículos híbridos enchufables pero adaptable a coches 100% eléctricos. Este proyecto nació para dar respuesta a esta pregunta: ¿Por qué este tipo de vehículos en la primera parte de la conducción emplean toda la energía eléctrica hasta agotarla? Para Ford no tiene porqué ser siempre así y por tanto podríamos mejorar la eficiencia con una simple actualización del software.

Según los responsables, esta tecnología podría reconocer quien está detrás del volante.

El objetivo es hacer que el coche empleé la energía eléctrica cuando su consumo es más interesante, desde el punto de vista de la eficiencia, que el de la gasolina y viceversa. Que no se use por definición primero la energía eléctrica y cuando ésta se agote, que se encienda el motor de combustión. De esta forma el sistema podría estar constantemente cambiando entre un motor y otro en pro de la eficiencia y del aumento, por tanto, de la autonomía en conjunto, lo que se traduce en un menor gasto cada 100 kilómetros.

El principal criterio es que a velocidades bajas el coche impulsado por la energía eléctrica es más eficiente mientras que a velocidades altas sucede justo lo contrario. Pero es tremendamente complicado determinar estas variables, ahí es donde radica la importancia del proyecto "Zona Verde".

Para obtener los mejores resultados, este sistema tomará datos, por ejemplo, del grado de inclinación de la calzada, la congestión del tráfico o incluso será capaz de determinar el comportamiento del conductor para orientarle para mejorar la eficiencia.

Todavía no existe una fecha para la aplicación de estas innovaciones en los próximos vehículos, pero es un claro ejemplo de la importancia que tienen los fabricantes de mejorar la eficiencia de sus automóviles para hacerlos más ecológicos y económicos para el conductor.