conducción autónoma

La conducción autónoma es un campo en el que están trabajando casi todos los fabricantes punteros, sobre todo los que están apostando por la **tecnología para diferenciarse de la competencia**, y dentro de este reducido número de fabricantes, los que están mejorando la seguridad de sus vehículos instalando novedosos sensores.

Audi ha decidido volver a enseñarnos su sistema de conducción autónoma, que ya nos mostró hace cuatro años en la subida a Pikes Peak, en asociación con la Universidad de Standford, California. Este fue el primer paso de cara al público en el que la marca unió tecnología en fase experimental y competición, pero **ahora llega un nuevo paso**. El Audi RS7 va a rodar este fin de semana por el trazado de Hockenheim coincidiendo con la carrera del DTM.

Este coche autónomo alcanzará los 240 km/h y se convertirá en el más rápido del mundo.

Y este Audi RS7 será muy especial porque incorporará un sistema integrado por **radares, cámaras, GPS y retro-alimentación de los sistemas de tracción y control de estabilidad**. El objetivo es que este coche de una vuelta a este trazado sin conductor, de una forma 100% autónoma y un tiempo inferior a los 2 minutos.

El objetivo es demostrar que la conducción autónoma en circuito puede lograr **tiempo similares a los que conseguiría un piloto profesional**. Esto plantea varias cuestiones, la primera de ellas es si veremos carreras a distancia, en el que los *pilotos* podrían controlar remotamente los vehículos, la segunda es si es seguro que este tipo de tecnología se mezcle con vehículos conducidos por humanos, y la tercera es si tenemos que olvidarnos del coche tal y como lo conocemos ahora mismo.

Google, Lexus, Ford, Toyota, Audi, BMW, Mercedes Benz, Nissan... muchos son los fabricantes que están apostando por desarrollar **prototipos de vehículos totalmente autónomos** y deberemos acostumbrarnos a ver demostraciones de este tipo de vehículos, al menos, para que nos vayamos acostumbrando a ellos.

Hasta ahora, hemos visto al vehículo autónomo como un coche para ciudad, eficiente, ecológico, sin ofrecer sensaciones, pero con esta **radicalización del concepto**, los responsables quieren vendernos pasión derivada directamente de la más alta tecnología, y eso hasta ahora, era impensable.