A pesar de que durante la presentación del iPhone 6 y 6 Plus, y por extensión, del sistema de pagos móviles de Apple, la compañía dejase claro que de momento el servicio estaría limitado a Estados Unidos -básicamente por los acuerdos con el sector bancario y comercial del país-, parece que los ciudadanos Europeos también podrán disfrutar de este sistema en poco tiempo, puesto que Visa está trabajando con Apple para lanzar Pay en Europa en algún momento de 2015.

Pedro Sousa, jefe de Visa Contactless ha confirmado que, a pesar de que no hay una fecha exacta para el servicio, Apple Pay será compatible con su sistema Contactless y que estará disponible a lo largo del año que viene. Parece que Visa tiene especial interés en Apple Pay, puesto que según la compañía, Apple ha conseguido un sistema que puede ser la solución a los sistemas de pago con NFC, al eliminar en gran parte la fricción que supone para el usuario utilizar este tipo de sistemas de pago por contacto:

"La entrada de Apple en el mercado representa una pieza crítica del rompecabezas de pagos móviles. No sólo como una tecnología, sino también como un espacio de negocio viable para las empresas."- Steve Perry, director digital de Visa.

Lo cierto es que no solo Visa ha mostrado interés por el sistema de Apple, sino que la mayoría de empresas de pagos y tarjetas de crédito ven en Pay la solución de un problema que hasta ahora eran incapaces de solventar: dar al usuario las herramientas necesarias para realizar pagos rápidos desde el móvil sin que resulte más complicado que utilizar una tarjeta de crédito.

De momento, y por mucho interés que muestren las compañías de tarjetas de crédito, Apple Pay necesita el apoyo del comercio local para llegar a ser algo más que meramente testimonial, puesto que la compatibilidad con sistema de Apple pasa obligatoriamente por cambiar la mayoría de los datáfonos presentes en los comercios locales, sobre todo los de los más pequeños y desde luego, esta es la tarea más ardua a la que se van a enfrentar los bancos y las compañías de tarjetas. Parece un sistema increíble para realizar pagos pero, de momento, le queda mucho camino por recorrer, al menos fuera de Estados Unidos.