El tercer trimestre del año en curso no ha sido nada bueno para Amazon. Sí, el gigante de las ventas por internet sigue siendo eso, un titán en el mercado del comercio online, pero Jeff Bezos, su fundador y máximo responsable, es conocido por siempre querer experimentar con nuevos mercados, nuevos inventos, y tal parece que el empeño en la producción de hardware propio e "innovador" no le ha salido como esperaba.

Esta no es la única causa por la que Amazon ha tenido uno de sus peores trimestres en la historia, pero sí un gran responsable. Amazon al anunciar sus resultados financieros para Q3 2014 inmediatamente cayó en bolsa un 11%, y eso es al momento de escribir estas líneas. Con pérdidas de 427 millones de dólares en apenas tres meses no es para esperar otra cosa.

Debemos considerar que en el mismo período de tiempo en el año pasado (Q3 2013), es decir, YoY, Amazon apenas perdio´41 millones de dólares, por lo que hablamos de un incremento en pérdidas de más del 1000% en un año, algo insólito en la historia de la compañía. No solo eso, durante el trimestre pasado (Q2 2014) ya Amazon había registrado pérdidas por 126 millones de dólares.

Fire Phone, el experimento fallido de Bezos

De esos 427 millones en números rojos en los cuadernos de Amazon, 170 millones era por culpa del Fire Phone. Este smartphone, es (porque sigue a la venta) el intento de la compañía en posicionar un móvil entre los gigantes del mercado como el iPhone de Apple o Android, pero ha sido un completo fracaso, y de eso no queda duda.

Actualmente, Amazon cuenta con 83 millones de dólares en unidades de Fire Phone en sus almacenes. Eso quiere decir que son teléfonos que no se han vendido, producción que se ha quedado allí, congelada, y que dudo muchísimo logre vender.

El Fire Phone es una propuesta un tanto curiosa, más no interesante. Su interfaz basada en el 3D y la posibilidad de "buscar, encontrar y comprar cualquier cosa rápidamente en Amazon" era lo que más beneficiaba a Bezos. Puede que las Kindle Fire se vendan (aunque no tanto) y este modelo funcione, pero esas tablets cuestan apenas desde 99 dólares. El Fire Phone es caro, malo, y no se vende.

Así que este experimento le ha salido muy caro a Bezos y compañía, por lo que tendrán que actuar rápidamente para intentar recuperarse un poco durante el último trimestre del año, haciendo lo que más saben hacer: vender.