La promesa del ahorro, de la eficiencia energética, de cómo aplicar la tecnología para hacer del coche un medio de transporte más limpio, sigue siendo una utopía. La energía que se emplea para recargarlos no tiene porqué ser de fuentes renovables, la contaminación para obtenerla sigue siendo elevada y su ahorro para el usuario no es tanto como nos habían prometido muchos fabricantes.

Una compañía ha estado los últimos 10 años investigando cómo almacenar la energía de fuentes renovables para poder ser usada para cargar coches eléctricos, casas... Un proyecto tecnológico muy interesante porque permitirá que muchos usuarios puedan cargar sus futuros coches eléctricos de una forma mucho más ecológica.

Alveo, que es como se llama esta compañía, ha conseguido desarrollar unas baterías de iones de litio con hierro, fosfato y grafito completadas con un electrolito no orgánico que es el que otorga una serie de características únicas. Para comenzar, estas baterías son compatibles con las cargas rápidas y su vida útil es superior a los 40.000 ciclos, muy, muy superior a la de las que equipan los actuales vehículos eléctricos.

El uso de energía renovable para cargar los coches eléctricos cerraría el círculo de la ecología.

La actividad de la compañía, tras comprar una antigua fábrica de tabaco y contratar a unas 2.500 personas, comenzará en julio del próximo año con la creación de baterías con una capacidad total de 200MW. Esta capacidad puede ser suficiente para suministrar energía a unos 100.000 hogares, así que imaginad la cantidad de vehículos eléctricos que podrían cargarse dependiendo de energías renovables. Esta sí que podría ser una verdadera revolución tecnológica en materia de energía.

Uno de los principales problemas de cargar el coche eléctrico en las casas es que el precio de la electricidad no hace más que subir y cada vez que lo hace, la compra de un vehículo eléctrico es menos interesante desde el punto de vista económico, por ello, poder abaratar todo lo posible esta tarea y además, hacerlo contaminando lo mínimo posible puede ser un impulso muy importante para la industria.

El producto que quiere vender esta compañía son unos contenedores que tendrán una capacidad de 2 MWh y formados por un gran número de baterías. De esta manera, hasta unas 1.300 viviendas medias podrían satisfacer su demanda y depender únicamente de fuentes renovables. Como en el mercado de vehículos eléctricos, el objetivo es abaratar todo lo posible el precio del kWh, algo que los expertos calculan que comenzará a suceder el próximo año y para 2020 tendremos baterías asequibles.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.