vehículos modulares

Los vehículos modulares son esa eterna promesa de los nuevos fabricantes de coches para revolucionar el concepto de transporte en la ciudad. La llegada de la movilidad eléctrica y el avance en materia de investigación de nuevas tecnologías para conseguir desarrollar prototipos muy baratos y con una carta de prestaciones técnicas muy interesantes está consiguiendo que florezcan empresas que prometen una revolución, es el caso del Altran eMoc.

El Altran eMoc es un automóvil que difícilmente saldrá del mero boceto porque los compradores de vehículos eléctricos son muy pocos y algo reacios a este tipo de propuestas de vehículos modulares. Pero lo que nos interesa es la tecnología que está detrás de este tipo de avances, lo que hace posible que un vehículo tan versátil tenga unas prestaciones, teóricas, tan interesantes.

Para comenzar, el Altran eMoc es un vehículo modular compacto y sobre todo, muy, muy ligero al no sobrepasar los 500 kilos. Este dato le permite ser muy eficiente energéticamente hablando y poder consumir muy poca energía por lo que sus necesidades técnicas se reducen y la batería tiene una capacidad reducida así como la potencia final del propulsor eléctrico. No es necesario que sea el más potente, pero sí que su autonomía sea útil.

Este vehículo está destinado a su uso por ciudad casi exclusivamente por sus escasos 34 caballos de potencia y su velocidad máxima limitada a 80 km/h. En el aspecto eléctrico, las baterías, que son compatibles con los sistemas de intercambio de baterías, tienen una capacidad de 15 kWh y su autonomía será de unos 120 kilómetros.

La idea que está detrás de este vehículo es la modularidad, es decir, disponer de un modelo compacto para la ciudad pero al que luego podamos añadirle más plazas y más baterías para poder salir a realizar un viaje. Es, como decía, un planteamiento complicado de vender en un concesionario, pero interesante desde el punto de vista del desarrollo tecnológico.

Los usuarios no queremos vehículos modulares, queremos vehículos eléctricos útiles.

La forma de acoplar los módulos pasa por un sistema de enganches metálicos con conexiones electrónicas que sí puede ser muy interesante para muchos fabricantes y es que lo que no es descabellado es poder añadir a un vehículo eléctrico compacto un remolque que sirva para aumentar la capacidad del maletero y la autonomía. Muchas familias necesitan instalar bacas en los vehículos para transportar lo que necesitan en largos viajes, ¿por qué no hacer una operación similar con un coche eléctrico?

Según los desarrolladores hay que eliminar de la cabeza la necesidad de disponer de vehículos eléctricos con grandes autonomías y tamaño puesto que lo eficiente es disponer de uno para la ciudad y, o bien otro para viajes o bien un vehículo modular. Personalmente, este tipo de planteamiento es erróneo puesto que uno no quiere gastarse el dinero en dos vehículos, uno para el día a día y otro para los viajes, primero por la cantidad de gastos que tienen: dos seguros, dos impuestos, dos revisiones y espacio para guardarlos, y segundo porque en ese planteamiento el segundo vehículo no encaja, siempre será más rentable alquilar un coche para esas situaciones.