Samsung ha llevado a cabo una conferencia en plena IFA 2014 de lo más interesante. No solo ha presentado no uno sino dos miembros de su familia Galaxy Note, el nuevo estrella de la casa Galaxy Note 4 y el peculiar Galaxy Note Edge, sino que ha apostado con mucha fuerza por el mercado de los wearables.

Por un lado, ha presentado de manera oficial el Gear VR, sus gafas de realidad virtual que trabajarán en conjunto con el Note 4, pero por otro, ha introducido un nuevo smartwatch en su catálogo, con el nombre de Samsung Gear S y cuya principal característica no es otra que ser independiente.

Porque el Gear S cuenta con un bonito diseño, que me atrevería a decir es el mejor de la casa hasta ahora en cuanto a wearables, pero lo que más destaca de este gadget es que cuenta con soporte para su propia tarjeta SIM, lo que se traduce en que no será dependiente de un smartphone para funcionar, a diferencia de los demás smartwatches del mercado.

Las otras característica técnicas del nuevo Samsung Gear S son:

  • Pantalla Super AMOLED de 2 pulgadas
  • Acelerómetro, Giroscopio, Barómetro, Brújula
  • Capacidad de medir el ritmo cardíaco
  • Peso de apenas 67 gramos
  • Batería de 300 mAh que promete "2 días de autonomía"

Sin duda que luce bastante atractivo este nuevo smartwatch de Samsung sobre papel, aunque algunas características como el incorporar un teclado QWERTY completo en pantalla parecen un poco excesivas, cumple con todo lo que esperamos de un reloj inteligente de esta generación, desde compartir en redes sociales hasta llevar un control de nuestras actividades físicas al detalle... y sin necesidad de sincronizarlo con ningún smartphone.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.