¿En cuanto valoras la comodidad de no tener que perder tiempo en enchufar un coche eléctrico? Tras haber probado unos cuantos vehículos eléctricos, reconozco que es un proceso engorroso, sobre todo si ha llovido, puesto que es probable que te ensucies. Para solucionar, en parte, la tarea de conectar el coche al punto de recarga, una empresa afincada en Massachusetts ha desarrollado un robot que se encargaría de conectar tu coche a la red eléctrica.

Este producto lo han denominado PowerHydran y será presentado en la feria de Michigan especializada en movilidad eléctrica y tecnología. El objetivo es facilitar la tarea de recarga empleando un brazo robótico que conectaría nuestro vehículo eléctrico con la estación de carga.

Este robot es compatible con la carga estándar y la rápida.

Con este dispositivo se podrían recargar hasta cuatro vehículos que necesitasen ser enchufados, ya sea 100% eléctricos o simplemente híbridos enchufables. El robot se nutre de un sistema de reconocimiento de imagen para detectar dónde se encuentra la boca de carga del vehículo y así conectar el cable. Los responsables aseguran que su eficiencia es del 99% y que es compatible con la carga estándar e incluso con la carga rápida, que permite en media hora disponer del 80% de la capacidad de la batería.

La compañía que ha desarrollado este robot está buscando fondos para poder desarrollarlo en masa y ofrecerlo en grandes centros comerciales en ciudades que dispongan de un parqué automovilístico eléctrico bien elevado como el estado de California o la capital de Noruega, Oslo. Los responsables afirman que con 5 millones de dólares podrían crear el primer robot totalmente funcional y operativo, y a partir de ahí fabricarlos en serie.

Si este tipo de soluciones terminan por adoptarse, los fabricantes tendrían que tenerlo en cuenta a la hora de fabricar sus vehículos eléctricos y adaptarlos a este tipo de tomas. Por el momento, el usuario tendría que abrir la tapa de la boca de carga para que el robot conectase el cable, pero lo ideal sería que ni esta operación fuera necesaria.

Una de las utilidades que los responsables quieren darle al PowerHydran es el de cargador doméstico. Dentro de unos años es posible que los vehículos de un domicilio sean todos eléctricos y con este dispositivo se podrían cargar a la vez, es decir, solo habría que instalar un punto de recarga y podríamos programarlo para que cuando uno de los coches esté cargado, automáticamente cargue el otro.

PowerHydran aún se encuentra en fase de pruebas pero antes de su comercialización ya parece que puede ofrecer ese plus de comodidad que tanto necesita un sector como el del vehículo eléctrico, si todo va bien podríamos verlo instalado en algún centro comercial de una ciudad que se interese por la tecnología y la electricidad como futuro para el sector.