Imagen: Fundación Telefónica

Telefónica ha presentado su 'Manifiesto Digital' en el que la operadora ha pedido una regulación más equitativa de la economía digital, en la que se trate de igual forma a operadoras, over-the-tops y resto de stakeholders que participan en la economía y mercado de la red. En este sentido, Telefónica busca que a los actores over-the-top que participan en el mercado les sean exigidas las mismas responsabilidades en materia de interoperabilidad, tal como los consumidores y reguladres demandan de las operadoras tradicionales. Un manifiesto digital que aboga por una red más abierta y más libre, pero que deja fuera el debate sobre la neutralidad de la red.

Lo cierto es que tal como ha comentado Carlos López-Blanco, director general de Asuntos Públicos y Regulación de Telefónica, la operadora no busca en absoluto mayor regulación o una más restrictiva, si no que se trate a todo el conjunto de compañías que tiene su actividad en la red con las mismas reglas del juego cuando estas partan de un sector similar. El problema es que no todas son iguales y tampoco pueden jugar bajo las mismas reglas.

Telefónica ha resumido su manifiesto digital en 10 puntos las claves necesarias para tener una red más abierta y mas equitativa poniendo mayor énfasis en la necesidad de que el usuario tenga más facilidades respecto al control de sus datos de forma independiente a la plataforma que utilicen. En ese sentido, lo que la compañía pretende es romper con la hegemonía de los dos sistemas operativos mayoritarios -iOS y Android- que combinados se acercan al 93% de cuota de mercado, de forma que se puedan eliminar las supuestas barreras que tiene los usuarios para migrar sus datos en función de la plataforma.

Red abierta, pero no a cualquier precio

Es algo muy interesante que una operadora, y no solo por ser Telefónica, busque la interoperabilidad de los datos cuando a día de hoy, en pleno 2014 y rozando 2015, los usuarios todavía se encuentran con problemas para realizar algo tan sencillo como una portabilidad. De hecho desde el punto de vista práctico, es más sencillo migrar nuestros datos personales desde un dispositivo iOS a Android o viceversa que cambiar de operador móvil. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Facilitar la interoperabilidad y la migración de datos entre plataformasEn línea con lo anterior, otra de las intenciones de Telefonica con su 'Manifiesto Digital' es que las tiendas de aplicaciones, sistemas operativos y el resto de plataforma digitales sean abiertas para aumentar la capacidad de elección de los usuarios y la libre competencia del mercado, poniendo de nuevo como referencia la hegemonía de los dos sistemas operativos mayoritarios.

Lo cierto es que las tiendas de aplicaciones, y de forma más notoria en el caso de Google, están abiertas a todos los desarrolladores que quieran colocar sus aplicaciones en la plataforma, con la consecuente visibilidad que supone. Al final, la decisión de un desarrollador para colocar o no una aplicación en una tienda de aplicaciones no es porque sea o no más abierta, si no por el retorno de la inversión que pueda ofrecerle. Estoy de acuerdo que en lo que a internet y servicios se refiere, Google tiene mucho poder, pero limitar este poder a base de regulación no es bueno para nadie. Tampoco lo es para Telefonica, y el mismo ejemplo me vale para el resto de servicios over-the-top.

De hecho, el ejemplo más claro lo tenemos con otro de los productos en los que Telefónica está poniendo parte de su empeño: Firefox OS. En este caso, el hecho de que no haya aplicaciones disponible o no esté funcionando como debería en el mercado no tiene nada que ver con que sea abierto o cerrado, porque incluso siendo un S.O. totalmente abierto, los desarrolladores no encuentras razones para llevar sus aplicaciones a la plataforma, precisamente, por razones de economía digital.El que un sistema sea abierto no garantiza su éxito ni su adopción por los usuarios

Desde el punto de vista del ecosistema, y por extensión del modelo de negocio de la economía digital, el éxito esperado de una plataforma, tienda de aplicación o de las propias aplicaciones, depende del número de usuarios potenciales que puede acceder a la plataforma, por lo que no se trata de que sea abierto o no, de la misma forma que el despliegue de una red 4G se hace atendiendo al nivel de usuarios potenciales de la misma.

Es muy interesante la postura de telefónica en este sentido, pero si nos atenemos a las condiciones reales del mercado, no es algo necesario y desde luego no es nada plausible, puesto que precisamente, una supuesta obligación por parte de los reguladores de abrir las tiendas de aplicaciones o SOs actuales supondría, de hecho, un atentado contra la competencia y el libre mercado.

Transparencia, innovación y estándares abiertos

No obstante, por muchos que los puntos anteriores no me acaben de encajar dentro de Telefónica, si que hay algunos puntos en los que estoy muy de acuerdo con la compañía. En su Manifiesto Digital, la compañía quiere reforzar su apuesta por incrementar la transparencia en el conjunto de los servicios que están dentro de la economía digital, transformar los modelos educativos y promocionar modelos de innovación y estándares abiertos.

Estas tres propuestas no solo tienen que ser bien recibidas por el conjunto de los actores de la economía digital, si no que es necesario que una operadora con la fuerza de Telefónica fomente este tipo de políticas y fuerce el debate social sobre estos temas. De hecho, el último bloque de su manifiesto se centra precisamente en la fomentar la transparencia y la accesibilidad de la red al conjunto de los ciudadanos, aunque queda mucho camino por recorre, incluso dentro de la propia operadora.

Telefónica dice si a la gestión del tráfico siempre que sea transparente y no discriminatoria¿Y qué pasa con la neutralidad de la red? Bueno, lo cierto es que en su manifiesto digital Telefonica no se posiciona a fondo sobre es sentido, pero Carlos López-Blanco, director general de Asuntos Públicos y Regulación de Telefónica, ha dejado clara que la portura de la operadora es que la gestión de tráfico, siempre que sea transparente y no discriminatoria, es positiva y que Telefónica quiere participar del debate sobre este tema en su totalidad, aunque ese momento aún no ha llegado.

El Manifiesto Digital de Telefónica es un primer paso muy necesario para un red más global y abierta, pero falta camino por recorrer, y necesita, desde luego, el consenso del resto de actores del mercado. Una red más abierta sí, pero respetando el principio de competencia y de libre mercado, tanto para la propia Telefónica como para el resto de actores, compañías y sistemas operativos.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.