En los últimos tiempos, tras mi experiencia con Android a través de modelos de todas las marcas, solía defender que 4.7 pulgadas era, para mí, el tamaño ideal. Lo suficientemente grande como para tener bastante información en pantalla y una buena experiencia multimedia, y lo suficientemente comedida como para asegurar la manejabilidad aceptable a una mano. Paradójicamente, en cuanto Apple ha permitido elegir a los usuarios de iPhone con dos modelos de tamaños mayores que los de 4 pulgadas, y tras mucho pensarlo, dije "no" a las 4.7". Dije "sí" a las 5.5". Dije "Plus is best".

Esto no cambia mi opinión si hablamos de Android o de Windows Phone. Me estoy refiriendo únicamente a los dos nuevos iPhone. El 6 Plus es enorme, sus marcos no ayudan a que parezca manejable, sino todo lo contrario. Definitivamente, es inmanejable. Así que... ¿por qué me quedo con el iPhone 6 Plus y no con el 6?

El motivo que más peso tiene es que considero que el iPhone 6 Plus es una apuesta a medio y largo plazo gracias al software. Hoy, en septiembre de 2014, apenas días después de su anuncio, todavía no vemos su potencial. Pero quizás para finales de año, y sobre todo a medida que pasen los meses, veremos cada vez más aplicaciones aprovechando las 5.5 pulgadas mucho mejor que las 4 que estamos acostumbrados a ver en iOS. Más también que las 4.7.

iPhone-6-Plus-landscape-email

Con una pantalla de 5.5 pulgadas, los desarrolladores tienen la oportunidad de modificar por completo la forma de mostrar información y estructurarla. La propia Apple ya ha ido por ahí adaptando iOS 8 específicamente al iPhone 6 Plus con una aplicación de Mail que permite usar dos columnas (bandeja de entrada y mensaje), o con el menú de ajustes, así como un teclado vitaminado. Es lógico y esperable que los desarrolladores sigan ese camino. Todo esto contando con que si vemos la multiventana en iOS no llegará como pronto hasta iOS 9.

Si pienso en las oportunidades que tendrán las apps adaptadas específicamente al iPhone 6 Plus, empiezo a pensar más bien en un iPad nano.

¿Qué implica esto? Poder ver, quizás, clientes de Twitter con dos columnas y no una sola. O aplicaciones de mensajería instantánea en las que no tener que salir y entrar a cada conversación, sino teniendo un panel lateral con todas las conversaciones recientes a las que cambiar con una sola pulsación.

iphone6plus
O un Facebook donde no perdamos de vista los amigos conectados al chat. O un Evernote donde también tengamos un panel lateral con las libretas o las notas recientes. O... ¿quién sabe? Así que con un panorama de aplicaciones así, que doy por sentado que tendremos en mayor o menor medida, el iPhone 6 Plus me empieza a parecer un iPad nano. En Android esto no es tan sencillo, son los fabricantes los que tienen que implementar soluciones que aprovechen las pantallas grandes, como Samsung y su delicioso multiwindow. A nivel de desarrolladores no hay apps que expriman estas pantallas.

Por otro lado, el otro motivo, la mayor duración de la batería. Las reviews y benchmarks realizados a ambos modelos dejan cifras notablemente mejores en el 6 Plus que en el 6.

Claro que el iPhone 6 Plus me parece demasiado grande. Y eso que pasé por Lumia 1520 o por Galaxy Note 3. Es inmanejable. Es enorme. El LG G3 tiene una pantalla del mismo tamaño con unos marcos que lo hacen mucho más amigable en la mano. Pero las dos ventajas anteriores, especialmente la primera, lo compensan. Plus is best.

La otra cara, por Nico Rivera: Por qué escogí el iPhone 6 en lugar del iPhone 6 Plus.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.