Uno de los máximos responsables del FBI, James B. Comey, ha acometido duras críticas contra Apple y Google el pasado jueves por desarrollar formas de encriptación que dificultan el acceso a los datos almacenados en ellos por parte de los responsables de inteligencia del gobierno, incluso cuando hay motivos reales de peligro para hacerlo.

Sus comentarios, recogidos por el Whashington Post, han sido los primeros en llegar, pero rápidamente el resto de responsables de la seguridad estatal americana se han pronunciado al respecto. Los agentes de seguridad hacen énfasis en la importancia vital que tiene el acceso a fotos, mensajes y historial de navegación almacenados en los smartphones, relevantes y necesarios para la resolución de muchos casos: asesinatos, pornografía infantil e incluso prevención y esclarecimiento de ataques terroristas.

"Llegará el día en el que el acceso a estos datos sea de gran importancia para muchas personas. Me gustaría discutir con estas compañías antes de que ese día llegue"

Comey aseguró que los oficiales del FBI han contactado ya con Google y Apple tras el anuncio hace apenas unas semanas de que ambas compañías protegerán la privacidad de los usuarios incluso de las fuerzas de seguridad nacionales. Así mismo, no logra comprender por qué una compañía anuncia la protección de personas que incurren en delitos y atentan contra la ley y la integridad de la sociedad.

¿Por qué Apple y Google? Apple anunció expresamente en la pasada presentación del iPhone 6 que los datos del iPhone están tan potentemente encriptados que ni la Policía podría acceder a ellos. Google, por su parte, está implementando un sistema automático de encriptación en su nueva versión de Android. Los smartphones con estos sistemas operativos requerirán meses de trabajo y potencia computacional muy alta para poder romper la encriptación. Un tiempo que el FBI no dispone siempre en casos de máxima alerta.

Ambas compañías han rechazado comentar las declaraciones del agente Comey. Apple afirmó previamente que su nuevo sistema de encriptación no tiene por objetivo ayudar a criminales evadir la ley, sino asegurar la privacidad de sus usuarios frente ataques informáticos, robos y pérdidas. Para los detectives, las evidencias que dejan los criminales en sus smartphones son muy importantes: registro de llamadas, mensajes e historial de localización que relacionan al criminal con el lugar del crimen. Aunque parezca mentira, asegura que un gran número de criminales han sido cazados por hacerse selfies con compañeros de crimen e incluso posar con el botín robado horas después del crimen.

La era del libre acceso a la información confidencial de los sujetos a través de su teléfono llega a su finSegún declaran los oficiales del cumplimiento de la ley, expertos legales y forenses especializados, llegará el punto en el que los smartphones revelen secretos claves que nunca se darán a conocer.

Lo irónico del asunto, es que mientras el trabajo de encriptación y privacidad va dirigido a evadir el seguimiento de la NSA, National Security Agency, los cuerpos de seguridad más afectados son los detectives policiales, que pese a tener una orden judicial no podrán acceder a datos clave que podrían solventar casos criminales.

Pese a los intentos de Google y Apple de salvaguardar la integridad de los datos de sus clientes, tenemos un caso reciente de violación de privacidad, los criminales no están ni mucho menos a salvo. Los detectives pueden acceder a los historiales de llamadas, triangular tarjetas SIM, acceder a los datos almacenados en la nube bajo orden judicial, etc. Incluso, infectar los dispositivos del sospechoso en los casos más importantes. Pero las trabas que ponen Google y Apple son un serio problema para el FBI como asegura Comey.

"Apple será el teléfono preferido de los pedófilos"

Duras declaraciones de John J. Escalante, detective en jefe del departamento policial de Chicago, el cual se reafirma asegurando que los pedófilos, en su búsqueda constante de privacidad, comprarán un iPhone sin dudarlo para evitar que se revele el material que esconde.

Los expertos asegurar que sacar información de los smartphone es cada vez más difícil. Apple en particular, ha introducido unas medidas de seguridad tan altas que las propias fuerzas de seguridad tienen difícil saltárselas. El sistema de encriptado es más poderoso que nunca. Para un usuario sin poder computacional muy alto es cerca de imposible saltarse el sistema de encriptación.

Aunque en la mayoría de casos se logre extraer información relevante, es la primera vez en muchos años en los que el FBI está comenzando a extraer cada vez menos datos relevantes de la tecnología empleada por los criminales. Algo que asusta, según ellos, por ser un atraso en seguridad.

Es un tema delicado: por una parte sin encriptación las fuerzas de seguridad y gubernamentales podrían acceder a la información de los usuarios sin una orden judicial (lo cual en algunos gobiernos sería terrible) y lo que es peor, estaríamos indefensos ante numerosos criminales informáticos. Qué debemos valorar: ¿seguridad o libertad y privacidad?

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.