No es ningún secreto que BlackBerry no se encuentra en su mejor momento. Seamos claros, se encuentra en el peor de su historia, con unas ventas bajísimas y tratando de salir de un abismo en el que se encuentra, y dejando claro que es casi imposible, lamentablemente, que vuelva a sus años de gloria y la posición envidiable que tenían en el mercado hace unos 8 años.

Sin embargo, de una compañía en esta situación uno podría esperar que se enfocaran en mejorar su estrategia, en redefinirse, en que el nuevo Director Ejecutivo de la compañía, John Chen, tuviera los pasos claros a seguir para renacer como un fénix, o enfocarse en los nichos que mejor sabe manejar (el corporativo), y así salir de ese agujero en el que se encuentran, y la realidad que tan bien explicó mi compañero Javier Lacort en el artículo Hablemos de BlackBerry.

Pero la realidad es distinta. Hoy, BlackBerry en un evento privado en la ciudad de Dubai ha presentado el nuevo BlackBerry Porsche Design P'9983, un smartphone "de lujo", con el sello del excelente fabricante de automóviles en su parte trasera, como si esto fuese a traer a las masas desesperadas a hacerse con uno de estos móviles.

El terminal no es más que una variación del mencionado Passport, su próximo modelo que cuenta tanto con una pantalla táctil como con un teclado físico, y que por alguna razón a algunos les parece atractivo. Su nicho, los ejecutivos y clientes corporativos que aprovechen la maravillosa plataforma de servicios BES de BlackBerry, su mejor producto y que es envidiable para muchas otras compañías. ¿La ejecución? Un móvil mal llamado Porsche que venderá tanto como lo que vendió el smartphone de Amazon.

La verdad, personalmente no entiendo qué espera la compañía para terminar de redefinirse y aprovechar sus mejores productos: BES y BIS. Allí está su mayor potencial, no en móviles "exclusivos" que nadie recordará en una semana.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.