Por todos es sabido que el centro de las grandes ciudades acabará siendo en gran parte peatonal por las constantes prohibiciones de circulación/aparcamiento en determinadas zonas por los elevados niveles de contaminación existentes. Londres, París, Madrid... Muchas son estas ciudades y **cada una está tomando caminos diferentes**: peajes, restricciones de circulación, multas, cambios en la normativa de aparcamiento regulado... pero **muy pocas hablan de modernizar el sistema de transporte público terrestre** con propuestas como los autobuses híbridos.

Los autobuses híbridos [no paran de mejorar](http://alt1040.com/2014/09/autobuses-hibridos-con-recarga-inalambrica), de evolucionar, y cada poco tiempo sale a la luz [un prototipo](http://alt1040.com/2014/08/recargas-flash-autobuses-electricos) que mejora lo que ofrece la competencia, y este es el caso que nos une hoy. Volvo acaba de presentar su 7900 Electric Hybrid bus, otro autobús híbrido que viene a ofrecer la **propulsión híbrida enchufable como la mejor alternativa**, pero en este caso añaden una modificación que afectará a las paradas, momento en el que se recargará parcialmente, tal y como hemos visto con otras propuestas.

Con este modelo, hasta el 70% del recorrido urbano podría realizarse en modo 100% eléctrico.

La propuesta del fabricante sueco se articula en dos motores: uno diesel con **240 caballos** y muy revisado para que cumpla la exigente normativa de emisiones Euro 6 pero que no se corta en ofrecer una fuerza bruta de 918 Nm, el propulsor eléctrico se ha confiado a un motor con 2014 caballos y un par de 1.200 Nm. **Las baterías de iones de litio rezan una capacidad de 19 kWh** y son capaces de ofrecer hasta **7 kilómetros de autonomía** empleando solo la electricidad. Recuerda que un autobús interurbano tiene las paradas a pocos cientos de metros de distancia, por lo que este dato, aunque parezca pequeño, es más que suficiente. La carga rápida hace que sus baterías estén listas en tan solo 6 minutos.

La novedad radica en la **posibilidad de recargar parcialmente las baterías en cada parada** que haga el autobús para recoger viajeros. En función del tiempo empleado, la carga podría compensar incluso el recorrido realizado hasta llegar a la siguiente parada. Pero no solo hablemos de contaminación medioambiental, sino que vayamos un paso más.

Estocolmo, Luxemburgo y Hamburgo serán las primeras ciudades en disfrutar de este tipo de autobuses híbridos.

Cuando me refiero a contaminación no solo me limito a la medioambiental, sino a la acústica. Los autobuses híbridos con suficiente capacidad para recorrer unos 7-10 kilómetros en modo 100% eléctrico son capaces de **circular sin generar el ruido que ahora producen**, una cualidad que repercute en todos, en los clientes de las terrazas, en los vecinos y en los turistas. Una ciudad menos ruidosa se disfruta más.

De la misma forma que los coches tienen los días contados en ciertas ciudades, los autobuses híbridos coparán el sector gracias a una mezcla de tecnología y ecología que beneficiará tanto a los habitantes como a la economía de los ayuntamientos. Pasear por el centro de una ciudad cuya superficie es casi totalmente peatonal y los autobuses **no emiten ruido ni emisiones contaminantes** es una utopía que poco a poco acabará por hacerse realidad.