Durante los últimos meses hemos podido presenciar como cada vez más compañías van mostrando su interés en el mercado "de moda" en cuanto a dispositivos móviles y tecnología de consumo. Así como entre el 2011 y 2012 fueron las tablets, y entre 2012 y 2013 fueron las "Phablets", 2014 es el año de los wearables, y todos quieren tener su propio smartwatch qué mostrar al mundo.

2014 es el año del smartwatchCiertamente el primer responsable de que naciera esta moda fue el Pebble, y luego Samsung desde el año pasado siguió la tendencia, aunque muy "a lo Samsung", es decir, ya lleva 4 diferentes modelos de wearables de muñeca en un año. Durante la IFA 2014 vimos un alud de wearables, y este mismo año nació Android Wear, la plataforma de Google para smartwatches.

Pero hoy nació el Apple Watch, primer wearable de la empresa de la manzana blanca, y será este modelo el que catapulte, realmente, el mercado de los smartwatches.

El factor diferencial: las aplicaciones

La última afirmación que he hecho puede sonar dura, puede sonar parcializada o hasta de "fanático". No, es un hecho. ¿La razón? Simple, los desarrolladores.

Una plataforma móvil no es nada sin desarrolladores, y ahí gana Apple. Google Play Store puede que tenga muchas aplicaciones, y las tiendas de otras plataformas, pero iOS es líder en cuanto a monetizar estas aplicaciones, es un hecho, y los desarrolladores lo saben.

Al igual que con el iPad, las aplicaciones marcarán la diferencia en el Apple WatchEse es el caso del iPad. El iPad sin aplicaciones no es más que un "iPhone grandote", como lo tildaron muchos incrédulos que se rieron de este dispositivo luego de que Steve Jobs lo presentara y pasara a ser uno de los momentos clave de su compañía. Fueron las aplicaciones las que marcaron la diferencia, y aunque poco después (y antes) nacieron un sinfín de tablets de otras marcas y otras plataformas, aún son muchos los que prefieren un iPad por sus aplicaciones.

También sucedió con el iPhone, aunque este caso fue mucho más extremo, dado que cambió por completo a los smartphones, pero en cuanto a sus aplicaciones, ningún otro smartphone de la fecha era igual, ese factor diferencial lo hizo líder en el 2007.

Personalmente, es lo que me mueve, las aplicaciones (y la interfaz de usuario también). Mi móvil principal es un Android, mi tablet es un iPad. Así me he mantenido por mucho tiempo, y seguiré hasta que alguno de los dos logre cambiarme de opinión. Esto es gracias a las aplicaciones que uso en cada dispositivos.

Será igual en los smartwatches. Puede que Android Wear exista, y que el Moto 360 sea precioso (lo es), pero cuando hablamos de aplicaciones, cuando hablamos de usos prácticos, es que vemos a un ganador, a un líder, y el Apple Watch tiene ahora mismo toda la atención de la comunidad de desarrollo de iOS. Eso vale mucho.

Con el Apple Watch, termina de nacer el mercado de los wearables

La gran ventaja de esto, de nuevo, al igual que sucedió con el iPad, es que el Apple Watch hará populares los smartwatches. Antes de la tablet de Apple pocos eran los que se preocupaban por contar con un dispositivo móvil de pantalla táctil enorme. Ahora, cuatro años más tarde, las tablets han pasado a ser un dispositivo básico para los más asiduos a la tecnología. ¿Quién fue el responsable de esto?

Así, el Apple Watch gracias al nuevo SDK que ha lanzado Apple, comenzará a llenarse de maravillosas aplicaciones, además de las que ya posee el smartwatch, y eso que ni siquiera ha salido al mercado aún. Durante el evento, un buen amigo me comentaba que "el Apple Watch congeló el mercado de los smartwatches por lo que queda de año", y así será.

Hasta 2015 las ventas de relojes inteligentes no se dispararán, no hasta que llegue el Apple Watch, y comience la verdadera batalla en este mundo, el de los smartwatches, y todos comiencen a querer uno.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.