Desde el lanzamiento en algunos países del iPhone 6 y el iPhone 6 Plus, la tan esperada nueva generación de smartphones de Apple, ha estado sonando en las redes sociales y foros las "quejas" de algunos usuarios que aseguran se les ha doblado su nuevo móvil, por sentarse con el terminal en el bolsillo trasero del pantalón o incluso en algunos vídeo hemos visto como luego de aplicarles bastante fuerza, se doblan.

La realidad, es que no son muchos los usuarios que han ido a tiendas Apple Store a quejarse de que su nuevo iPhone 6 o iPhone 6 Plus se ha doblado. No, según Apple confirma a Re/code, de manera oficial, exactamente han sido solo 9 las personas que se han quejado por un terminal doblado. No hay que saber muchas matemáticas para percatarse de la mínima cantidad que es en comparación con los 10 millones de iPhones vendidos solamente durante su primer fin de semana en el mercado.

Este caso que ya han querido bautizar como "Bendgate" y el fin o la caída asegurada de Apple como compañía de dispositivos móviles según algunas personas que quizás sean descendientes de Nostradamus, o quizás no, no es más que otro sinsentido que se ha hecho viral. Como ya dijimos en un anterior análisis, es tan sencillo como esto: si te sientas sobre un dispositivo móvil alargado, se dobla, lo mismo si le aplicas bastante fuerza con dos pulgares.

A nivel de viralidad, ha hecho su efecto; en cuanto a la realidad, menos del 0.00001% de los iPhone 6 y 6 Plus vendidos hasta la fecha ha presentado este "problema", seguramente por algún descuido. Un móvil no se dobla solo.