La premisa de Android One está clara: 80% de los teléfonos vendidos en India cuestan menos de 160$, pero todos ellos proporcionan una experiencia de usuario horrorosa. Si Google puede aliarse con fabricantes, vendedores y operadoras, podrá proveer al gigantesco país de dispositivos a buen precio con Android puro y una buena experiencia de usuario a un precio contenido. BGR ha podido usar un Spice Dream Uno para comprobar si Google ha cumplido sus objetivos.

En un primer vistazo, el Spice Dream Uno luce como otro terminal Android cualquiera. Luce una pantalla de 4.5" y marcos gruesos, algo común en toda la gama Android One. En la parte trasera empezamos a encontrar algún tipo de distintivo: la serigrafía de Android y Spice, la cámara de 5 megapixel con flash y el altavoz en la parte inferior. Las principales diferencias entre los dispositivos Android One presentados las vemos en su interior, en este caso el Spice Dream Uno posee una batería de 1700 mAh, dos bandejas microSIM y un slot de microSD.

Las especificaciones de Android One no son una maravilla, pero tampoco tiene carencias importantes

La pantalla, según BGR, es bastante nítida pese a su resolución y es legible sin problemas bajo la luz del sol. El único inconveniente es que parece que el cristal no está tratado de ninguna forma, por lo que se necesitará un protector. La reproducción del color es bastante buena para un terminal de este precio. La cámara además parece hacer fotos bastante decentes bajo alta luz ambiental.

En términos de rendimiento, parece que el Spice Uno Android se comporta bastante bien. Siendo su motor principal el Mediatek MT6582, el terminal se maneja con relativa soltura en casi todas las tareas que puede realizar un usuario común con su smartphone, incluso jugar a los juegos 3d menos exigentes como Temple Run.

Lo que de verdad importa en Android One no son las especificaciones de sus terminales, sino la experiencia que brindan al usuario. Ofrecer la experiencia Google del Android puro, con actualizaciones futuras aseguradas y a un precio lo más ajustado posible. Adiós a los terminales desactualizados, adiós al crapware de las compañías y operadoras. Google quiere tener el control de Android y la India es el país perfecto para empezar.

Vemos que los terminales Android One son baratos, van fluidos, tienen una experiencia de Android inmejorable y con actualizaciones provenientes de la propia Google aseguradas. Para un mercado como es la India, Filipinas etc. es un gran noticia. Aún así, creo que el precio debería bajar de los 70-80$ para convertirse en un autentico boom en los países emergentes.

Además, Google es la única compañía que se puede permitir competir en este area. Todos los fabricantes que intentaron vender smartphones por debajo de 100$ han tenido poco éxito o ya han cancelado sus planes, sólo Google puede vender a ese precio y ganar dinero en lugar de perderlo. ¿El porqué? Google vende servicios y publicidad, el Luchar por ser el más barato trae perdidas si no tienes ganancias como las que obtiene Google por usar sus servicioshardware solo es el medio. Si vendieran solo hardware, competir en el precio es una nefasta estrategia de negocio.

Luchar por ser el más barato y no por ser el mejor trae malos resultados a la larga, siempre habrá alguien que fabrique móviles más baratos y los márgenes serán ridículos, por eso Google — por su entramado empresarial con los servicios web y publicidad — es la única compañía que se puede permitir ganar muy poco e incluso perder vendiendo terminales para conseguir una cuota altísima de usuarios con Android que usen sus servicios.

Android One va a ser la mayor arma de Google en su plan de expansión en los países emergentes, siendo además, su principal rival Samsung que también incorpora Android y los cuales nunca podrán bajar tanto los precios para obtener beneficios como Google lo hace. Incluso en países desarrollados, Android One puede tener un gran mercado entre adolescentes y personas mayores que no quieran sobrepasar la cifra de los 100 euros al adquirir un terminal, pero sin renunciar a un móvil que por lo menos sea fluido y disponga de la última versión de Android, cosa que para muchos usuarios es algo impensable.