Hace unos años en Internet, como si del boom inmobiliario se tratase, hubo un crecimiento muy grande en la compra/venta de dominios. Cualquier usuario puede comprar el dominio que le plazca si éste está libre, por lo que muchos aprovechan para registrar dominios con una gran expectativa de reventa. Los dominios no sólo son usados para esto, puede haber webs creadas única y exclusivamente para hacer uso peyorativo del nombre de una compañía.

Amazon ha decidido guardarse las espaldas y ha empezado a comprar dominios bastante pintorescos como screwamazon.com, amazonstinks.com o amazonsucks.com. Y es que el departamento legal de Amazon prefiere prevenir a curar. Es más fácil comprar dominios que intentar retirarlos por la vía legal más tarde. La compra de dominios de uso obvio es una pequeña gran inversión para las compañías como Amazon, que ya no sólo invierten en dominios para sus productos, sino que intentan salvarse de que una web que les ataque tenga un dominio fail de recordar.

Fue el usuario de Twitter Alex Shephard quien empezó a comprobar dominios que pudiera haber comprado Amazon para estos menesteres. Alguno de ellos, como amazonblows.com ya estaban registrados por terceros.

¿Hasta que punto se puede proteger una compañía en estos casos? Por muchos dominios que se compren los usuarios siempre podrán crear contenido que hable mal de la compañía o, en última instancia, comprar antes que tú dominios que contengan el nombre de tu compañía y un insulto/verbo acompañándolo. El caso además no es aislado, ya que Coca-Cola, por ejemplo, tiene en su poder dominios tan pintorescos como http://www.ahh.com y http://www.ahhh.com.

Con la entrada de las nuevas terminaciones en los dominios, las posibilidades crecen exponencialmente, por lo que el único filtro que quedará, menos mal, será el SEO y la calidad del contenido de los sitios web. No obstante, la compra de dominios obvios que te perjudiquen o que vayas a necesitar es una practica casi obligada para las grandes compañías.