vehículo autónomo

El vehículo autónomo, aquel que no requiere la intervención del conductor para moverse, es un oscuro objeto de deseo por parte de los fabricantes con mayor carácter tecnológico, incluso por empresas cuyo nicho de mercado está muy alejado del mundo de la automoción.

El prototipo, peculiar como pocos, que Google realizó para comenzar a probar de una forma más seria al vehículo autónomo en su hábitat natural, se caracterizaba por ser totalmente diferente al resto de modelos adaptados para ser autónomos. Pero la normativa no está ni mucho menos definida y los diferentes organismos que deben legislar cómo serán los vehículos autónomos está trabajando para definir cómo deberían ser los primeros años de este tipo de movilidad.

El reglamento entrará en vigor a mediados de septiembre.

Para ello, han determinado que los vehículos autónomos deben, de forma obligada, tener volante y pedales. En pro de la seguridad y para que el falso conductor pueda, en un momento dado, tomar los mandos en casos en los que el coche no haga lo que debe hacer, o lo haga de una manera irresponsable. Esta normativa apunta algo más que el volante y los pedales y es que los fabricantes deberán tener un seguro con una prima de 5 millones de dólares, una licencia especial y un procedimiento para notificar los posibles accidentes, amén de una autorización expresa sobre quien puede ponerse a los mandos de este tipo de vehículos.

Un humano deberá ponerse en el asiento del conductor para poder tomar el control del vehículo autónomo si una situación de emergencia así lo requiriese. California ha sido el primer estado en todo el mundo en regular al vehículo autónomo, pero tenemos que tener los dos ojos puestos sobre ellos porque están haciendo un test vital para evaluar la viabilidad de este tipo de coches. Si las pruebas obtienen un respaldo muy positivo veremos cómo el vehículo autónomo comienza a llegar a algunas ciudades.

Respondiendo a la pregunta del título, por el momento tiene más que sentido que el vehículo autónomo requiera la presencia, no solo de un conductor, sino de uno experimentado, y según el estado de California, debe ser un conductor ejemplar (para obtener la licencia no pueden haber tenido una multa por alcohol, deben conservar los puntos del carné, etcétera). Imagina que un vehículo de estas características se descontrola. Aún es pronto para confiar totalmente en un ordenador para que nos lleve, pero tendremos que acostumbrarnos de poco en poco.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.