Twitter

Tras un par de sucesos significativos Twitter removerá de su red fotografías explícitas de personas en sus momentos antes o después de morir y dará de baja cuentas que promuevan estas imágenes, pueden ser fotografías o videos. Al mismo tiempo los familiares de personas fallecidas pueden solicitar dar de baja las cuentas de estos.

Estas medidas se deben a ese par de sucesos que comentaba, el primero de ellos se remonta al 13 de agosto cuando Zelda Williams dio de baja su cuenta de Twitter e Instagram debido al acoso que vivió en ambas cuentas tras la muerte de su padre Robin Williams un día antes.

Pocos días después un video se volvió viral en el que contenía la decapitación de un hombre identificado como James Foley. Este chico fue un fotoperiodista a quien secuestraron en Siria en 2013, el grupo yihadista Estado Islámico conocido como ISIS fue quien llevó a cabo la ejecución de Foley quien era ciudadano estadounidense. El video fue publicado en YouTube y se distribuyó por todas las redes.

El vice presidente de seguridad de Twitter, Del Harvey aseguró que "no tolerarán abusos de esa naturaleza". Las medidas van desde eliminar las imágenes en cuestión hasta suspender las cuentas de quien comparta imágenes violentas. También dijo que siguen analizando sus políticas para evitar futuras situaciones como las mencionadas.

Twitter removerá cuentas que compartan imágenes y videos violentos

Es bastante delicado todo el asunto, no se trata solo de una regulación que cada red social debería revisar y atender. Sobre todo en beneficio de los familiares que reviven el terror de perder a su pariente de forma sangrienta y cruel o por abusar de un tema delicado por falta de la mínima empatía como con el caso de Zelda Williams a la que le hacían llegar fotografías alteradas en Photoshop presumiendo que se trataba del cuerpo de su padre muerto.

Y no es que trate de plantear una posición moralina, es solo sentido común y usar lo genial de las redes social para un bien, para algo trascendente. Como siempre las personas somos responsables del uso que se le de a las aplicaciones, el peligro no son los medios.