En las últimas horas, numerosos usuarios de PlayStation están reportando fallos en el servicio PlayStation Network –plataforma base para el juego online en las consolas de Sony–. Constantes caídas, desconexiones de servidores e incluso, en algunos casos, la imposibilidad de conectarse por primera vez a los servidores, son los fallos más reportados. Sony no se ha pronunciado al respecto, pero todo apunta a que la compañía nipona está sufriendo un ataque DDoS que perjudican el funcionamiento del servicio.

Los responsables de este ataque DDoS a PlayStation Network serían un grupo de hackers llamado Lizard Squad, el cual está asumiendo la responsabilidad del ataque en su propia cuenta de Twitter (y en las de sus propios miembros).

Este ataque DDoS consiste en una saturación de los servidores y la negación de servicio a los usuarios legítimos. En principio, esto solo causa problemas de conexión a los usuarios de la plataforma, pero en ningún momento peligra la información de sus clientes (como contraseñas, correos electrónicos, tarjetas de crédito... etc.). Así pues, los usuarios de PlayStation Network pueden estar relativamente tranquilos ante este ataque de DDoS. No podrán jugar online, pero al menos su información privada está a salvo.

No es el primer ataque de hackers que tumba a PlayStation Network. Hace unos años, Sony tuvo que enfrentarse a una posible fuga de datos de clientes masiva, como consecuencia de una brecha de seguridad. Asimismo, el servicio quedó suspendido durante varios días, mientras la compañía lograba restablecer el orden en sus sistemas. Desde entonces, no se han vuelto a repetir ataques de similar trascendencia, aunque sí han continuado siendo el objetivo de muchos grupos de hackers, los cuales han intentado derribar el servicio sin éxito en múltiples ocasiones.

Actualización, lunes 25 de agosto: Sony ha confirmado a través del blog de PlayStation el ataque recibido, y ha confirmado que el servicio ha sido restablecido. Avisan también de que el ataque ha afectado al propio servicio, pero esto no implica que la seguridad de los datos de los usuarios haya sido comprometida.