Faltan dos semanas para la posible presentación del nuevo iPhone 6 y la máquina del hype empieza a echar humo. De acuerdo, lleva echando humo desde hace meses pero con tan sólo 15 días por delante todos empezamos a ponernos más nerviosos en previsión de lo que podamos ver en las manos de Tim Cook.

Se espera que el iPhone de 4,7" salga este año y el de 5'5" el año que viene Entre todo el popurrí de rumores existente parece que hay uno, que por repetido en todos los medios, parece que será el más probable en confirmarse y no es más que el del tamaño de pantalla, las famosas 4,7 pulgadas. Un tamaño un tanto particular, tal y como nos tiene acostumbrado Apple. Porque desde Cupertino no siguen el mercado, se adaptan a él ofreciendo sus propias soluciones.

Así lo demostraron con la salida del iPhone 5 donde presentaron una pantalla de 4" pero que no respondía a las demandas del mercado de manera estricta sino que alargaba la pantalla para dar cabida a más píxeles con una resolución un tanto especial, 1136X640 y 326 ppi. Así se obtenía una resolución HD sin comprometer el ancho de la pantalla, algo que desde Apple se ha querido señalar como una desventaja de manejabilidad al tener que usar ambas manos para escribir.

Sin embargo todo apunta a que su próximo teléfono será más ancho, ¿significa eso que Apple hace caso al mercado?

Sí y no. Me explico.

Apple ha visto la tendencia actual que tiene el mercado sobre todo en un país que consideran vital dado su potencial, tanto en crecimiento como en negocio: China. En el gigante asiático 6 de cada 10 consumidores prefieren un teléfono con pantalla grande a uno de pantalla más discreta. Ese factor, combinado con la fuerte presencia de Samsung en EE.UU, habrían hecho que Tim Cook finalmente diese su brazo a torcer. Apple confirmó el problema de las pantallas en un documento filtrado a mediados de año Sin embargo ya desde el año pasado se conocen las inquietudes de Apple por las necesidades del consumidor. La pantalla del iPhone 5 no habría frenado el hambre de más pulgadas de los usuarios alrededor del mundo y en Cupertino quieren saciar también a esos consumidores sin perder su filosofía minimalista ni tampoco volviendo locos a los desarrolladores, sus grandes aliados en el éxito cosechado por el iPhone.

Es por ello que se cree que la próxima resolución del iPhone 6 sea de 1334x750, con una densidad de 326, tal y como tenemos ahora. Estas cifras encajarían dentro de los tamaños filtrados hace nada en una imagen de Foxconn y serían una hipótesis de John Gruber, que a mi modo de ver puede que se acerque bastante al resultado final.

Sea como fuere, Apple se juega más de lo que parece en dos semanas. El iPhone ha sido su buque insignia desde 2007 y ahora va a sufrir un cambio dramático que puede definir el futuro de la compañía. Será de suma importancia ver cómo interpretan los analistas el nuevo dispositivo: si como una respuesta a las demandas de la gente sin perder su filosofía o como un cambio de rumbo hacia una filosofía más enfocada al cliente.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.