Opera y Microsoft acaban de firmar un acuerdo por el que Opera mini será el navegador por defecto de todos los teléfonos Nokia de las series 30+, 40 y Asha. El acuerdo llega en un momento el que la empresa de Redmond, que recientemente ha anunciado un teléfono por menos de 20 euros, ve vital el establecerse como primer paso dentro del mundo digital en mercados emergentes.
Opera mini tiene más de 250 millones de usuarios en todo el mundo
De este modo el acuerdo pondría un nuevo navegador en todos los teléfonos que no pertenezcan a la plataforma Windows Phone, según leemos en The Next Web. Esto no se limitaría, como cabría esperar, a los teléfonos que se compren a partir de ahora sino que Microsoft obligará a todos sus usuarios a actualizar al nuevo navegador, en algo que se antoja un tanto osado si tenemos en cuenta la magnitud de la operación.

Esta alianza busca situar a Microsoft en la vanguardia de una estrategia desvelada con el lanzamiento del Nokia 130. Para la empresa de Satya Nadella, los mercados emergentes tienen un potencial vital ya que hay millones de personas que aún no han tenido contacto con un smartphone y ellos esperan ser los primeros gracias al renombre que tiene la marca Nokia. De este modo y a través de un navegador web competente, como es el Opera mini, esperan conseguir más usuarios en los servicios propios de Microsoft, Skype o OneDrive, y de rebote algún usuario más de Windows Phone cuando sea el momento de adoptar un smartphone.

Así pues, la estrategia de los Nadella boys está más que clara: hacerse con el mercado que nadie quiere. Pero es una apuesta arriesgada porque allí no puedes competir por servicios, tienes que competir por valor. Y ahí es donde entra Nokia y su gama baja de teléfonos que tienen dos ingredientes clave: el nombre y precio.