Cuando todo el mundo pensaba que la aventura de la empresa de Redmon con los smartphones asequibles se había acabado y que su negocio se centraba en Windows Phone, hace escasos minutos Microsoft acaba de presentar el Nokia 130. Un feature phone de características básicas que quiere ser el dispositivo de entrada a los smartphones o un móvil de repuesto para los que ya dispongan de un principal.
La idea de Microsoft es ser el vehículo de entrada a los servicios en la nube
El mercado principal serán los país en vías de desarrollo y su precio, 19€, promete ser su característica más atractiva. Y estamos seguro de ello ya que sus especificaciones no son nada del otro mundo: pantalla de 1,8" y batería que dura hasta 36 días en espera. Esa autonomía no es de extrañar ya que el móvil no tiene opción de conectarse a internet. Eso sí, cuenta con reproductor de audio y vídeo y radio FM, tal y como podemos leer en Re/Code.

Se espera su lanzamiento en países como Kenia, Nigeria, Pakistan, Filipinas, Vietnam, China, Egipto, Indio e Indonesia en el tercer trimestre de este año en dos versiones, una con dual SIM y otra con SIM simple.

En palabras de la vicepresidenta corporativa para teléfonos, Jo Harlow: "Se estima que por lo menos mil millones de personas en el mundo aún no tienen un teléfono móvil, mientras que al mismo tiempo hay una creciente demanda de teléfonos de repuesto de confianza en mercados con gran potencial o maduros". En otras palabras, la estrategia de la compañía se puede resumir en tres sencillas palabras "vamos a todo".

Tal vez la idea que hay detrás de este lanzamiento parezca buena, si venden un teléfono a esos mil millones de personas por 19€ harán una gran facturación, teniendo en cuenta que la marca Nokia sigue teniendo mucho peso. Pero es difícil competir en un mundo donde puedes encontrar smartphones por 25$.