Cuando uno piensa en marcas de teléfonos móviles se le ocurren infinidad, desde las americanas hasta las surcoreanas, sin olvidar las japonesas, la canadiense o incluso la española o la francesa. Pero poca gente, a excepción de los que vivimos en este mundo de la información tecnológica, conoce Micromax, la gran compañía india de electrónica de consumo.

En marzo de 2000 se fundó Micromax Informatics con la intención de trabajar en el sector del software para ordenadores, en concreto para plataformas embedidas. En 2008 empezaron a comercializar móviles y no fue hasta 2010 cuando empezaron a fabricarlos. Fue un año después, en 2011, cuando en el país aparecieron compañías fabricantes de móviles de la noche a la mañana. En concreto fueron 97 las que empezaron a funcionar. Antes de acabar el año ya habían cerrado 68, según el diario británico The Independent. Y Micromax fue una de las que no cerró.

Un gran catálogo conlleva una gran responsabilidad

Micromax empezó a hacer teléfonos con la idea de proporcionar un producto asequible a los consumidores. Asequible es una manera bonita de decir baratos sin que el cliente piense en una calidad pobre. Pero más allá del precio, que es uno de los factores que más se tienen en cuenta a la hora de comprar un teléfono, lo que de verdad marcó la diferencia con el resto de competidores fue el conocimiento del mercado ya que sus fundadores son indios y conocen la idiosincracia de la sociedad en la que viven. Es por eso que uno de sus primeros teléfonos contaba con una característica un tanto particular, 30 días de batería, fue un éxito rotundo. Y sucedió así porque en la India, un país de más de 1.200 millones de habitantes, aún hay pueblos sin electricidad donde se debe ir al pueblo más cercano para cargar cualquier dispositivo. Esto es lo que le pasaba a Rahul Sharma, uno de los fundadores, que debía ir recorrer cada noche 12kms para recargar la batería de su teléfono de prepago. En abril de 2014 Micromax empezó a fabricar algunos modelos en su primera fábrica en India Sin embargo no sólo de batería vive el hombre. Poco tiempo después del éxito que cosechó el terminal con batería "infinita" vieron la oportunidad de sacar un teléfono con Dual SIM y recepción dual también (GSM y CDMA) antes de que lo hiciera Nokia. ¿El resultado? Otro éxito rotundo. Y desde entonces no han parado de acertar en todo lo que hacen. En parte porque utilizan una táctica bastante conocida: la imitación. Aunque no lo reconozcan basta echar un vistazo al catálogo de smartphones disponible en su web para darnos cuenta de que se parecen, curiosamente, a los teléfonos que más triunfan en la actualidad: HTC ONE, Samsung Galaxy S4 y S5, iPhone, los primeros Lumia e incluso el Nexus 4. Y eso se ha podido llegar a hacer porque su facturación anual llega a los 2.000 millones de dólares y, por tanto, los fabricantes chinos se pelean por tener un cliente como Micromax.

Actualmente su catálogo se compone de 43 modelos de teléfonos, tanto Android como Windows Phone, 4 tablets y 3 televisores, aunque estos últimos aún no suponen una cifra importante de negocio. La joya de la corona, sin duda,es la división de terminales móviles que ha conseguido enviar en el Q2 de 2014 el 16,6% de las unidades del mercado, 2,2 puntos por encima de Samsung. En esta métrica se contemplarían tanto feature phones como smartphones y en estos últimos, la marca surcoreana aún sigue superando a la india por un 25,3% a 19,1%. Pero esa distancia se acorta día a día.

¿Cómo han llegado aquí y a donde piensan ir?

Las ambiciones que tiene la marca se conocían a través de una entrevista que concedió su jefe de marketing, Shubhodip Pal, a la web First Post. Con el motivo del lanzamiento en 2013 del Canvas Turbo la compañía contrató a Hugh Jackman para que hiciera de embajador de la marca y así poder llegar a una audiencia más amplia en la India. Además se pretendía conseguir que se hablase de ellos en otros mercados, como así sucedió.

Con Sri Lanka y Bangladesh en el saco (están en el top 3 de ventas), Shubhodip Pal sugería que su próximo mercado a conquistar sería Rusia. Las condiciones son favorables para ellos y el mercado ruso les permitiría expandirse a los países bálticos primero y a 5 grandes estados europeos después. Desde luego, hambre no les falta. Micromax ya ha superado a Nokia en el segmento de los feature phones Estos planes de expansión se sustentan gracias a que este año planean vender 90 millones de dispositivos, la mayoría en la India. De hecho estos números la han situado como el número 1 de fabricación y ventas en su país de origen y en el TOP 10 del mundo. Lo cual les permite afrontar el futuro con unas grandes expectativas. Habiéndose consolidado en los mercados cercanos al suyo, Nepal, Sri Lanka, Bangladesh, Micromax no olvida el principal motivo que la han llevado a donde está: alinearse con el consumidor para ofrecer un precio y unas características acordes a sus necesidades.

Este simple mantra de responder a las necesidades de sus clientes ha conseguido aupar a la compañía a las portadas de medio mundo en tan solo cuatro años. Incluso teniendo móviles de dudosa calidad y gusto, llegando algunos a ser bastante horteras. El poder de comprensión y adaptación ha hecho que las compañías se diferencien entre sí y que consigan ofrecer las soluciones adecuadas para cada mercado. Tal y como ha hecho Micromax.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.