Desarrollar un nuevo vehículo exige un proceso que consume mucho tiempo, recursos, personal, investigación, y un largo etcétera. Por ello, cuanto más se pueda ahorrar en materia de tiempo antes podrán comercializarlo, recuperar la inversión y adelantarse a los rivales. Uno de los mayores trabajos el de diseñar un coche, materializar una idea en algo factible, real, atractivo y adaptado a los requerimientos técnicos y económicos del proyecto.

Acortar el proceso que conlleva diseñar un coche es muy importante por la velocidad a la que se mueven los lenguajes de diseño, y sino no hace falta más que mirar los nuevos vehículos que salen al mercado, rompedores en muchos casos con los modelos anteriores.

Para acelerarlo sin perder ni un ápice de calidad el grupo General Motors ha construido una pantalla de 24 metros denominada PoweWall en su centro de Ingeniería de Vehículos situado en Warren, Michigan. Esta pantalla es capaz de trabajar tanto en 2 dimensiones como en 3D, aunque en este último caso es necesario emplear unas gafas especiales.

Con estas pantallas los clásicos modelos de arcilla irán desapareciendo.

El principal objetivo es acortar no el tiempo que se tarda en realizar el diseño, sino el tiempo empleado en revisarlo. Los ejecutivos, junto con los diseñadores, pueden examinar el coche desde cualquier ángulo y lo más importante, a tamaño real. Este salto tecnológico evita que se tenga que realizar un modelo de arcilla a tamaño completo para cada diseño. Los cambios propuestos se pueden realizar en mucho menos tiempo, así como la visualización de los mismos.

Esta pantalla tan grande es muy importante para los diseñadores porque pueden mostrar cómo se verá el coche con diferentes esquemas de pinturas, acabados interiores y cómo le afecta la luz del sol o de la luna...

La resolución de esta pantalla es de 5879 × 2160 píxeles, es decir, el doble de resolución vertical que una televisión de alta definición y un 50% más de píxeles horizontales que un monitor 4K. Para proyectar las imágenes sobre esta pantalla se emplean dos proyectores Christie Digital Systems Mirage 4K25 que han sido calibrados para que no se superpongan los píxeles en el medio tercio de la pantalla, y es que en esa zona las dos imágenes están superpuestas. El encargado de enviar la señal de imagen a estos proyectores es un clúster con 16 ordenadores y un PC maestro para agrupar la señal.