Uno de los acontecimientos del verano ha sido, sin lugar a dudas, el #IceBucketChallenge. Un desafío que ha impactado a todo el mundo gracias, en gran parte, al apoyo recibido por varias celebridades. Sin embargo el impacto no ha sido el mismo en España o México, por ejemplo, que en EE.UU donde ha recaudado cerca de 100 millones de dólares. Y para sorpresa de todos es ahora cuando la ALSA, la asociación americana de la ELA, ha decidido registrar la marca Ice Bucket Challenge para controlar su uso.

Las intenciones que tiene detrás son buenas, o al menos así lo dicen en una serie de tweets explicatorios, pero las maneras que pretenden usar para llevar a cabo ese buen fin son contradictorias. De hecho, tal y como apunta el abogado Eric Pelton y la web boingboing.net el "reto del cubo de agua" como frase o concepto no se asocia tan sólo al ELA, es de uso común. Además si finalmente consigue que se registre la frase se podría acabar restringiendo su uso o incluso cobrar por ello.

De esta manera contestaba la asociación americana del ELA a un usuario de Twitter que los acusó de intentar registrar un término que ni siquiera ellos habían creado. En respuesta, la asociación alega que pretende proteger la frase para que otros no la usen de maneras fraudulentas. Sin embargo yo aún tengo mis reservas sobre todo este asunto.

Hay casos bastante conocidos sobre registro de marcas populares que han impedido el uso de ciertas palabras o expresiones en la cultura popular. Incluso se han llegado a registrar sonidos, como el caso de Harley Davidson, u olores, como el caso de unas famosas pelotas de tenis. Casos un tanto extremos pero que ilustran el sinsentido que puede llegar a tener el mundo de las marcas y patentes.