En ciertas ocasiones nos encontramos con títulos capaces de hacernos sentir que somos parte de la historia. Valiant Hearts nos mete de lleno en la Gran Guerra de forma diferente a lo que estamos acostumbrados. Corre el año 1914. El archiduque Francisco Fernando es asesinado en Sarajevo provocando así la chispa que hace estallar la Primera Guerra Mundial o Gran Guerra, como se conocía entonces. Pero no hablamos del típico juego bélico que únicamente se centra en la historia de un batallón de soldados; hablamos de cómo un grupo de personas se ven envueltas en medio de una guerra que no entienden y que trunca sus vidas para siempre. Suegro y yerno luchando en bandos diferentes pero cuidando el uno del otro.

Un americano que busca el consuelo en la venganza. Una veterinaria al rescate de su padre. Esto es Valiant Hearts. No se trata de un juego de buenos o malos, de ganadores o vencidos. Valiant Hearts es una historia humana, triste, que refleja que en la guerra todos pierden.

En los últimos años ha ganado mucha relevancia un nicho de mercado muy importante entre los aficionados a los videojuegos. Numerosas compañías de desarrollo con menos recursos tratan de hacerse un nombre en este mundillo lanzando títulos que llegan al público ofreciendo experiencias de juego diferentes, aunque pocas lo consiguen.

Me refiero, sin lugar a dudas, a los videojuegos independientes o indies. Ubisoft ha visto una oportunidad en el sector, hace unos meses con el adorable Child of Light y recientemente con Valiant Hearts. Aunque ninguno de los dos podría catalogarse como indie, ambos pretenden y logran transmitir esa sensación.

La estética en este tipo de juegos es un aspecto que siempre viene cuidada hasta el último detalle para llegar convertirse en la misma esencia del juego, aquello que lo identifica. Hotline Miami o Limbo son claros ejemplos de lo que quiero decir. Valiant Hearts con su marcado estilo de cómic, al igual que Child of Light y su mundo de acuarelas, utiliza el motor 2D UbiArt Framework que ha demostrado que es posible hacer que sus obras luzcan realmente bien. Pero es que el apartado musical destaca todavía más en este caso; un tema principal solemne y una banda sonora con toques franceses y bélicos que sabe acompañar el ritmo del juego en todo momento. Hay un par de misiones en el juego que conducimos un coche y tenemos que esquivar obstáculos al ritmo de la música; sencillamente brillante, tal y como pasa en algunos niveles de Rayman Legends.

Todo el peso de Valiant Hearts cae sobre su argumento, sus personajes y la carga emocional. Para ello Ubisoft opta por una voz en off para que sea quien nos ponga en situación antes de comenzar a jugar cada fase, relatando tanto los hechos históricos de la Gran Guerra así como el devenir por Europa de nuestros protagonistas.

Durante los capítulos iremos intercambiando entre los protagonistas, cruzando en ocasiones sus caminos y vivencias. No existen los diálogos, los dispares personajes se comunican a través viñetas con dibujos, gestos y gruñidos, aunque no tan inteligibles como en Brothers: A Tale of Two Sons, para conocer tu misión u objetivo.

Es un título brillante en muchos sentidos... pero no en todos, tiene errores.Hasta este punto parece que es un título brillante de principio a fin, y de hecho lo es en muchos sentidos pero no en todos. La historia es tan conmovedora y tan bien narrada que el propio juego en sí llega a ser un impedimento para su desarrollo y eso es un grave error. Nunca, jamás, por bueno que sea todo lo demás se debe sacrificar la jugabilidad del videojuego ya que lo que consigues es que el usuario pierda el interés. Ubisoft cometió este error con Child of Light y ahora repite de nuevo. Enmascaran tras una cuidada estética un juego falto de contenido.

Valiant Hearts es una aventura gráfica con puzzles extremadamente sencillos de resolver en piloto automático. En muchos casos siento que estoy jugando a un clon de Stick it to the man, que salió hace unos meses en PlayStation Plus. Nada que ver con las antiguas aventuras gráficas en las que pasabas horas delante del ordenador intentando descubrir cómo resolver el acertijo.

En cambio, algo que me ha sorprendido gratamente es el valor didáctico de Valiant Hearts. En términos generales conocemos los detalles principales del conflicto: años, países involucrados, etc. pero nunca había recibido una clase de historia tan interesante y bien explicada. Con este juego podrás conocer decenas de datos interesantes y a la vez desgarradores. Aprenderás algunas sobre algunas de las batallas más importantes y decisivas que se libraron, cómo se las ingenió cada facción para avanzar y/o sobrevivir.

Los típicos coleccionables que a día de hoy hay en todos los videojuegos, son objetos del día a día de utilizaban miles de soldados de todo el mundo desde un plato ennegrecido por el humo a modo de chaleco antibalas hasta compresas bañadas en orina para evitar el efecto de las bombas de gas de cloro, utilizadas por primera vez en esta guerra. Nunca es tarde para aprender y resulta maravillosamente sencillo de esta manera.

Conclusión

Ubisoft ha querido anteponer la historia y sus personajes por encima del juego en sí mismo, creando un título con mucho carácter artístico e histórico pero un tanto descafeinado en lo que a entretenimiento se refiere. A pesar de ello ofrece la clase sobre la Primera Guerra Mundial más interesante que he recibido nunca, la cual he tomado con todo el interés que quizá no apliqué en su día. Con sus 6 horas de gameplay hay tiempo para aprender, divertirse, emocionarse y aburrirse.

Pros

  • Excelente trabajo audiovisual.
  • Contenido histórico.
  • Historia conmovedora.

Contras

  • Jugabilidad pobre.
  • Demasiado sencillo, puede aburrir.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.