Uber acaba de dar un salto tan importante como inteligente en su carrera por hacerse hueco como una opción más en el mercado de transporte bajo demanda. Lo ha hecho con el lanzamiento de Uber para empresas, que básicamente da la posibilidad de que los trabajadores puedan pagar sus trayectos mediante la tarjeta de crédito de su empresa. Hasta ahora la única opción era pagar el gasto del viaje de forma personal y pedir luego el reembolso, como informa The Verge.

La idea es decir adiós a los tickets de papel para reclamar gastos de transporte.Los trabajadores cuya empresa haya registrado esta modalidad verán ahora dos formas de pago diferenciadas en la aplicación. Por un lado, el pago personal con su tarjeta habitual, y por otro, el pago con la tarjeta profesional. Para hacerlo posible, Uber se aliará con Concur, una compañía dedicada específicamente a este tipo de pagos corporativos.

En el blog de Uber cuentan de forma amplia cómo funcionará Uber para empresas, basándose en un sistema de invitación por mail por parte de empleador a empleados. Ahora falta ver cuándo sale este servicio de Estados Unidos y su aceptación y nivel de penetración en las empresas. ¿Se atreverán las grandes multinacionales a aliarse con la compañía a la que los taxistas han declarado la guerra?