cajas de cambios automáticas

Cada vez que un fabricante presenta un nuevo modelo suele ir ligado a una nueva caja de cambios automática, bien sea incorporando más relaciones, o sistemas que hacen del cambio una tarea casi imperceptible por el conductor. ¿Dónde está el límite?

Ampliar el número de marchas es, objetivamente hablando, la mejor manera de aprovechar la potencia y fuerza del motor. Disponer de varias relaciones muy cortas a bajas revoluciones permite que el coche se mueva mejor en ciudad y que aprovechemos mejor el motor, y un par de marchas largas, generalmente la sexta y la séptima, permiten que circulemos por autovías a un régimen de revoluciones más reducido.

Mercedes Benz, General Motors, Jeep, Range Rover, Hyundai y Ford, entre otros, ya tienen en un desarrollo muy avanzado cajas de cambios automáticas con 9 y 10 velocidades, BMW tiene en su catálogo una con 8 relaciones y será el siguiente estándar tras pasar por las 6 y 7 velocidades.

Si quieres un coche tecnológico, dile adiós a las cajas de cambios.

La evolución tecnológica en este campo es muy elevada y buena muestra de ello es que ahora una caja de cambios automática es más eficiente y permite exprimir mejor el motor que una manual, toda decisión queda en el terreno del coste económico, pero incluso ese campo está en entredicho. Al consumir ligeramente menos el mismo modelo con la transmisión automática que con la manual, puede darse el caso de pagar menos impuestos por lo que el coste puede llegar a equipararse. Esto sucede en bastantes modelos, muchos de ellos deportivos.

Las cajas de cambio automáticas cada vez tienen mas velocidades, hay fabricantes que trabajan desde hace tiempo con 9 relaciones y ya comienzan a llegar las de ocho a muchos vehículos. De hecho, Porsche tiene en su catálogo incluso una caja manual con siete relaciones, pero no es lo habitual. El futuro apunta a transmisiones automáticas y si el vehículo eléctrico acaba por invadir nuestras carreteras, olvídate de la caja de cambios, simplemente, desaparecerán.

El coche eléctrico (y el híbrido) ya le dicen adiós a las cajas de cambios

Una de las bondades de los coches eléctricos es que prescinden de este elemento, la caja de cambios, puesto que por su funcionamiento no es necesaria. Es por tanto un elemento condenado a la desaparición, pero hay un paso intermedio: los vehículos híbridos.

Eliminar la caja de cambios significa ahorrar en mantenimiento.

En el mercado ya existen modelos híbridos que también eliminan la caja de cambios automática: caso del Mitusbishi PHEV, que usa el motor térmico como un generador de energía por lo que no es necesario el uso de una caja de cambios.

Los vehículos más tecnológicos serán los que antes prescindan de las cajas de cambios, tal y como está sucediendo ahora mismo. La pregunta es: ¿cuándo será habitual que los coches no tengan transmisión?